ASSOCIACIÓ DE CATEDRÀTICS D’ENSENYAMENTS SECUNDARIS DE CATALUNYA(ACESC-ANCABA)

NOTA DE PRENSA SOBRE EL ANTEPROYECTO DE "LEY ORGÁNICA DE EDUCACIÓN"

El Ministerio de Educación y Ciencia ha presentado a las Comunidades Autónomas el anteproyecto de Ley Orgánica de Educación que ha de refundir tres leyes orgánicas educativas anteriores y reformar también parte de sus contenidos.

La Asociación de Catedráticos considera positiva, de entrada, esta refundición legislativa en la medida que simplifica y clarifica la normativa de educación, ahora dispersa en numerosos textos legislativos. Valoramos también positivamente que el Ministerio haya mantenido algunos aspectos de la LOCE, claramente apoyados por el profesorado: evaluación de la ESO por cursos y no por ciclos, posibilidad de repetición de cada curso y fórmulas de itinerarios a partir del tercer curso de la ESO -aunque el anteproyecto no los denomine así, la diversificación curricular desde tercero de ESO y la opcionalidad que se abre en cuarto son, en la práctica, itinerarios formativos que permiten establecer diversificaciones entre el alumnado, según sus intereses y ritmos de aprendizaje. Se podría valorar también positivamente la reducción de asignaturas en los dos primeros cursos de la ESO y un sistema de selección de directores que podría permitir la profesionalización de la gestión de los centros públicos.

Al mismo tiempo, ACESC teme que la posibilidad de promocionar de un curso a otro hasta con tres asignaturas suspendidas puede dar pie a una promoción automática camuflada, además de no contribuir a estimular el esfuerzo del alumnado. Asimismo, considera que la reducción de los exámenes extraordinarios a cuarto de ESO y a Bachillerato no beneficia el proclamado énfasis en el esfuerzo ni ofrece una nueva oportunidad a los alumnos de cursos anteriores. Cabe calificar de pérdida de una gran oportunidad al reconvertir los PIP en Programas de Cualificación Profesional Inicial ofrecidos solamente después de los dieciséis años, es decir, una vez acabada la edad de escolarización obligatoria.

Lamentamos que el Ministerio no haya aprovechado la oportunidad de la reforma para establecer un Bachillerato de 3 años, como tienen la práctica totalidad de sistemas educativos europeos. Nos parece negativa la desaparición de la Prueba General de Bachillerato, habitual en los grandes países europeos, en la medida que era una evaluación objetiva del sistema y de sus resultados así como una prueba homologadora de los conocimientos de todo el alumnado, de la enseñanza pública y de la privada. Con esta eliminación la administración pública renuncia a evaluar rigurosamente la educación española en sus tramos preuniversitarios.

Falta concretar el carácter de especialista del profesorado de enseñanza secundaria y una carrera profesional atractiva, en la que se valore especialmente la promoción profesional. Como Asociación de Catedráticos estudiaremos con atención las funciones asignadas al Cuerpo de Catedráticos y, en su momento, tanto en este aspecto como en otros muchos del anteproyecto de Ley, haremos valoraciones y propuestas que presentaremos al MEC y a la opinión pública. Esperemos que el futuro Estatuto de la Función Docente sirva también para regular los derechos y deberes de los profesores, así como para diferenciar las funciones docentes de las no docentes y atribuir éstas últimas a otros profesionales.

En todo caso, ACESC proclama la necesidad de un pacto de Estado de amplia base parlamentaria y social que asegure unas grandes líneas de política educativa que garanticen una estabilidad normativa en el funcionamiento de la educación del país.