Exámenes de septiembre

Los exámenes de septiembre han sido suprimidos en la nueva Enseñanza Secundaria Obligatoria (ESO). Ahora los alumnos suspendidos en junio ya no tienen la oportunidad de recuperar sus malas notas en septiembre y empezar así el nuevo curso con un buen nivel. Sus padres ya no tienen ese referente para exigirles que estudien durante el verano, ni el control de los profesores para saber si realmente lo han hecho. El permitirles que puedan iniciar el curso siguiente pese a tener todas las materias suspendidas, no nos engañemos, no es una ventaja de la ESO sino un fraude a esos alumnos y a sus padres, ya que difícilmente podrán asimilar las enseñanzas posteriores. Se ha olvidado que algunos alumnos precisan un poco más de tiempo, y que otros, para decidirse a realizar el esfuerzo necesario, necesitan ver que peligran sus vacaciones.

En Cataluña, además, también se han suprimido los exámenes de septiembre en el nuevo bachillerato, mientras que en el resto de España si se continúan haciendo. Los alumnos de primero de bachillerato que en junio sólo tenían una o dos materias suspendidas ya no han podido recuperarlas este mes de septiembre, y deber n hacer todo el segundo curso más esas materias. Los que obtuvieron tres suspensos en junio tendrán que repetir todo el primer curso, mientras que fuera de Cataluña sí han tenido una segunda oportunidad en septiembre. Esta situación en Cataluña ha sido determinada exclusivamente, y contra la voluntad de alumnos, padres y profesores, por el Departament d'Ensenyament de Convergència i Unió. Es muy conveniente que antes de las elecciones todos los candidatos se definan sobre éste y otros aspectos del nuevo sistema educativo.

Joaquim Griell. AMES (Acció per a la Millora de l'Ensenayament Secundari).