Propuesta del Sindicato AMES al MECD para mejorar nuestro sistema educativo

El ministro José Ignacio Wert ha comentado que para aprobar la ESO de tres años los alumnos habrán de aprobar el primero de Bachillerato o el primero de FP y el responsable de educación del PP en el congreso de los Diputados ha comentado que se concertarán el futuro primero de Bachillerato y el primero de FP en todos los centros que tienen concertada la ESO.

Es evidente que obligar a hacer un primer un curso de FP o de Bachillerato a alumnos que luego no quieren seguir estudiando es un problema, que establecer que lo han de aprobar para obtener el título de la ESO puede generar muchos conflictos en los centros, que la existencia de centros que cursan ESO pero no Bachillerato ni FP complica la situación y que mantener los conciertos sólo hasta el 1r curso de Bachillerato o el 1º de FP no parece muy lógico.

Pero hay una forma de compatibilizar que los alumnos inicien el Bachillerato y la FP un año antes o incluso dos años antes, que es el objetivo pedagógico del ministro Wert, manteniendo los 4 cursos de ESO como hasta ahora, con lo que el final de la ESO seguiría coincidiendo con los 16 años, que es la edad en que finaliza la enseñanza obligatoria y también los conciertos. Consiste en lo siguiente:
ESTABLECER UNA PRUEBA EXTERNA AL FINAL DEL 4º DE ESO, es decir una reválida, que tenga TRES MODALIDADES, la que si se aprueba da acceso al Bachillerato, la que da acceso a la FP y la que sólo da acceso al mundo laboral.

Con este sistema, los alumnos de 4º de ESO, o incluso los de 3º de ESO, que quieran presentarse a la reválida de ESO en su modalidad de Bachillerato, para luego poder cursar un Bachillerato, ya empezarán a funcionar como si fueran alumnos de Bachillerato y los centros ya los agruparán lo mejor posible para que puedan superar dicha revalida. Lo mismo pasará con los alumnos de 3º y 4º de ESO que tengan pensado presentarse a la reválida de ESO en su modalidad de FP, es decir la que permite acceder luego a la FP. Y los alumnos que no quieren seguir estudiando después de la ESO, sino acceder al mundo laboral con el título de la ESO, para lo cual deberán superar la reválida de ESO modalidad laboral, también podrán ser atendidos de forma más adecuada.

Evidentemente durante el 3º y 4º de ESO los centros podrán recomendar a sus alumnos los cambios que sean convenientes en función de los resultados académicos. El alumno de 4º de ESO que dude entre hacer FP o Bachillerato, simplemente se debería presentar a las materias que son diferentes en ambas reválidas, ya que algunas materias serían comunes.

Otra ventaja de este sistema es que con él SE REDUCIRÍA MUCHO EL FRACASO ESCOLAR AL FINAL DE LA ESO ya que la reválida que sólo da acceso al mundo laboral sería muy básica. En la siguiente dirección se puede ver un esquema de cómo quedaría nuestro sistema educativo introduciendo estas reválidas. Está en:

http://amesweb.tripod.com/sistema_educativo_con_pruebas_externas.pdf

Otra gran ventaja de este medida es que FACILITARÍA MUCHO EL PODER LLEGAR A UN GRAN PACTO POR LA EDUCACIÓN entre todos los partidos políticos, ya que nadie se puede negar a que la Administración cumpla con su principal obligación, que es la de asegurar a las familias y a toda la sociedad que las calificaciones que obtienen nuestros jóvenes al final de la enseñanza obligatoria, reflejan realmente los conocimientos adquiridos.

  Finalmente, otra de las ventajas de este sistema es que las Administraciones educativas, tanto el Ministerio como las Consejerías de educación, sabrían los niveles reales de los alumnos en todos los centros cada año y cómo estos evolucionan, en vez de tener que consultar los resultados de las pruebas PISA para saber los que está pasando en su país.

Barcelona, 16 de març de 2012


Sindicat AMES (Acció per a la Millora de l'Ensenyament Secundari)
ames@ames-fps.com
www.ames-fps.com

NOTA: Pots enviar la teva opinió sobre aquest article a: ames@ames-fps.com