PONENCIA

EL SISTEMA EDUCATIVO DE LA LOE

POR Eduardo Calderón Cueto, profesor de Filosofía, Secretario General de USPL

 

Había silencio. Se podía trabajar; los alumnos atendían, escuchaban, tomaban notas y preguntaban. Nadie estropeaba con un mal gesto, con una palabra destemplada aquel momento sagrado.

Sueño imposible.

Esta mañana, sin ir más lejos. Esta mañana tenía guardia de Biblioteca. Unos alumnos se me habían adelantado, alguien les había abierto. Eran cinco o seis. Les pregunté qué hacían allí, en plena hora de clases, en lugar de estar en su aula. Me contestaron: "nos hemos escapado de clase de Estudio. Allí no hay quien estudie.

Diario de abordo.

POSTULADO 1

Un sistema educativo que forma muy bien sólo a los alumnos más aptos, es deficiente: podría mejorarse para hacer triunfar a los menos aptos.

POSTULADO 2

Si un sistema educativo fracasa estrepitosamente con los alumnos buenos, parece imposible que triunfe con los malos.

ACLARACIÓN

Concedemos que malo o bueno carece aquí de connotaciones morales.

ADVERTENCIA

1.- Si resuelves problemas sencillos, después creeremos que puedes resolver los imposibles.

2.- Si eres incapaz de hacer lo fácil, no pretendas convencerme de que resolverás brillantemente lo difícil.

DEFINICIÓN

Se define aula escolar como el lugar idóneo para el aprendizaje y el estudio. O lo que es lo mismo: un lugar en que el ambiente estimula y facilita el estudio y en el que prima el respeto entre las personas y hacia la razón, sin molestias que impidan la concentración de quienes quieren trabajar en ella.

AXIOMA 1

Alguien que molesta, molesta.

AXIOMA 2

Si alguien molesta mucho, molesta mucho.

AXIOMA 3

Dos que molestan, molestan más que uno, y tres más que dos.

Pero dejémonos de deducciones. La educación no es una ciencia: es una técnica, como diría Aristóteles. Detenga su sistema deductivo y demuéstreme el teórico que sabe lo que dice haciéndome contemplar cómo lleva a cabo sus teorías.

EL SISTEMA DE LA LOE.

Como todo sistema, tiene sus principios, postulados, axiomas y definiciones. Pero la LOE ya no es un sistema puramente deductivo. No: Le falta unidad de sentido, no es un sistema matemático.

La LOE es un sistema híbrido: no sólo los teóricos, los académicos de la pedagogía han puesto su mano en ella.

¿Qué elementos han intervenido en la redacción de la LOE?

 

DE LOS PRINCIPIOS DE LA LOE Y LA INMACULADA CONCEPCIÓN DE LA ACADEMIA PEDAGÓGICA.

Los teóricos nos proponen en la LOE un sistema que se basa en un principio fundamental: el de "INCLUSIÓN" En torno a él ha de articularse todo el sistema educativo.

Indagamos acerca de qué pueda significar este arcano. Nadie sabe explicar muy bien en qué consiste el principio de inclusión. Los que estamos ya heridos por la experiencia, sospechamos que es el hermano gemelo de comprensividad. Hermanos de risueña faz, quizás ahijados de sirenas.

Imaginamos a ejércitos de valientes marinos de la pedagogía bogando en pos del canto dulce que emiten las gargantas de comprensividad e inclusión: cantan al unísono. Sus voces melifluas, que prometen paraísos de felicidad universal, arrastran a legiones completas al naufragio en los duros escollos de una costa que se llama realidad.

Somos náufragos de la comprensividad y ahora, en esta isla llamada LOE, caminamos hacia la inclusión.

A lo largo de estas jornadas estudiaremos la situación actual de nuestra Educación y las propuestas que hacemos para su mejora. En esta comunicación sólo se pretende realizar una visión panorámica y paradójica del Proyecto de Ley que actualmente se debate en el Congreso de los Diputados.

Los políticos y lo políticamente correcto son, desde el humilde entender de este profesor de secundaria, dos de los más grandes males de nuestro sistema educativo. Los políticos saben que Rousseau tuvo éxito porque halagó nuestro ego: el mito del buen salvaje.

Rousseau nos parece, de entrada, simpático: o sea, que en el fondo todos somos buenos por naturaleza. Hobbes sin embargo nos parece antipático, personaje de mal agüero.

Lo malo es que la actitud de Rousseau hace culpable de los males del hombre a la sociedad y, de paso, a la propia educación, de modo que la única manera de mantener en su pureza beatífica al hombre es la antieducación.

Nótese, sin embargo, que desde un punto de vista hobbesiano, siendo, por decirlo así, el hombre malo por naturaleza, es la educación la que lo redime, la que lo salva de la más abyecta animalidad (con todo el respeto para los animales).

Pero la academia pedagógica ama a Rousseau. Diríase que alguien conoció a Emilio. ¿Es por ello antipedagógica la pedagogía académica? Mucho nos lo tememos.

La educación cobra su pleno sentido como adiestramiento en la virtud en un aristotélico, en un empirista como Hobbes y es sospechosa, siempre peligrosa, para Rousseau, para uno de los inspiradores de lo que mucho más tarde Karl Marx denominará "socialismo utópico". Contra este pensamiento utópico lanzarán sus más duros ataques Marx, Engels o Feuerbach; por idealista, por poner la idea por encima de la realidad, de lo concreto.

La historia como lucha, como desenvolvimiento de una realidad que nace y se hace a cada instante entre convulsiones, nada tiene que ver con la seráfica historia del buen salvaje y la utopía regresiva que ella implica: regreso al útero, a la madre tierra: a lucy: al australopitecus afarensis.

La comprensividad es como la comunión de los santos: hay que creer en ella. Está en un lugar y en un momento de la historia que nunca son presentes. Están en el pasado o en el futuro y nunca aquí. Debemos practicarla. Todos seremos iguales, santos y perfectos. Todos nos salvaremos y salvaremos nuestras conciencias.

Un sistema gobernado por este principio, todos lo sabemos, impide una adecuada atención a la diversidad. Por eso quienes lo diseñan tañen en sus liras una nueva canción: atención a la diversidad se llama. Gusta mucho. Vende. Hay que cantarla todo el tiempo.

Como todos se sienten mal atendidos, hay que prometerles esa atención, hay que asegurarles que se intenta, que se ponen todos los medios.

Por sobre la cuerda que otros tañen, nosotros hacemos ejercicios de funambulista cada día. Con esa cuerda se atan los pies y las manos de profesores y alumnos, pero suena bien y hay que repetir la cantinela.

Son las dos grandes aportaciones de los teóricos, que gustan a los políticos y por eso están ahí.

El aprendizaje sin esfuerzo. ¡Se nos olvidaba! Una de las grandes creaciones de la industria académica que vive de hablar de la educación. ¿Quién no compraría ese libro? A todos nos gusta la ciencia ficción.

EL POLÍTICO

Maquiavelo. Llegar y mantenerse. La virtud de la oportunidad. Y si hay un político preocupado por la educación, hay una maquinaria de partido que produce este curioso efecto: la mano del dibujante pinta una diosa y el partido la convierte en mona.

Se aprecia la malformación en las contradicciones: halaguemos, satisfagamos a todos.

Prediquemos autonomía, pero tutelada; prometamos medios, pero no digamos cuales, mostrémonos muy preocupados por mejorar la calidad de la educación, pero no osemos adoptar ninguna medida concreta para promoverla, no sea que resulte impopular; declaremos las obligaciones de todos, pero no propongamos sanciones; defendamos la excelencia del profesorado, pero concedamos que pueda tener una titulación inferior y satisfagamos a quienes quieren ascender sin superarse.

ASOCIACIONES Y SINDICATOS QUE CUENTAN: DE TODO, MENOS DE PROFESORES DE SECUNDARIA. Todos los que están en la Mesa Sectorial del Ministerio: sindicatos constituidos básicamente por funcionarios del cuerpo de maestros, que subrepresentan al profesorado de los cuerpos de secundaria y catedráticos, cuando no los denigran o proceden directamente contra sus intereses en defensa del cuerpo único, por ejemplo (una más entre sus más nobles aspiraciones).

Vistos los ingredientes y los cocineros, veamos el plato.

UN RECORRIDO SUMARIO POR LA LOE.

Nos gusta:

Preámbulo:

Nos gusta:

No nos gusta:

Propuesta:

Esta gran diversidad sólo puede ser atendida desde un sistema educativo que, como tal, también atienda a dicha diversidad, no dejando esta tarea únicamente a la paciencia, ingenio y desgaste personal del profesorado. Es humanamente imposible que NADIE, POR EXCELENTE PROFESIONAL DE LA EDUCACIÓN QUE SEA, atienda en un solo grupo a 30 alumnos diversos de modo diverso y personalizado y siguiendo el ritmo individual de aprendizaje de cada uno de ellos. Si esto lo extendemos a una media de entre 6 y 10 grupos diferentes que puede tener cada profesor de secundaria a su cargo y de entre tres y cinco niveles o materias diferentes, LA IMPOSIBILIDAD DE ATENDER A LA DIVERSIDAD desde un sistema que no proporcione herramientas claras de organización de los grupos a los centros de modo que puedan establecerse grupos específicos de trabajo según las necesidades de los alumnos, seguirá siendo UNA DE LAS PRINCIPALES LACRAS DE NUESTRO SISTEMA EDUCATIVO y PRODUCE EL DESPLOME DE LOS NIVELES GENERALES DE LA EDUCACIÓN, que se adecua siempre al ritmo más lento o al del alumno más desmotivado y, de paso, ATENTA CONTRA EL DERECHO DE LOS ALUMNOS QUE QUIEREN Y PUDEN ESTUDIAR, A OBTENER LOS MÁXIMOS NIVELES DE FORMACIÓN DENTRO DEL SISTEMA EDUCATIVO PÚBLICO.

Porque la Educación en España no se inauguró con la LOGSE, porque el progreso Español de los últimos 30 años se ha basado, y no solo en lo material, sino también y fundamentalmente en lo político, en un NOTABLE INCREMENTO DE LOS NIVELES DE FORMACIÓN MEDIA DE LA CIUDADANÍA; porque no debe ser un dato irrelevante destacar que a mediados de los noventa España era el segundo país de Europa en número de titulados universitarios, que la mayor parte de ellos habían pasado por Institutos de Bachillerato por todo esto y GRACIAS A ELLO, el potencial de crecimiento y el crecimiento económico y material español actual SIGUE SIENDO MUY ALTO.

El desplome de los niveles de formación compromete gravemente el desarrollo económico futuro, así como la mejora de los niveles de convivencia y desarrollo democrático, sólo posibles mediante una ciudadanía BIEN FORMADA E INFORMADA.

Los problemas fundamentales de la Secundaria actual radican más en las rigideces organizativas que se han impuesto a los centros desde este principio de comprensividad y en otros factores que no podremos analizar como quisiéramos aquí; factores ligados a la responsabilidad de los padres en la educación de los hijos y a un sistema de valores donde prima el hedonismo, en que el esfuerzo está a la cola, que no premia el esfuerzo, sino que lo castiga, lo impide, lo reprime.

Todo sistema educativo ha clasificado, desde siempre, a sus alumnos: bien por sus intereses, bien por el nivel de conocimientos alcanzados, bien por sus capacidades o situaciones sociales, edad, sexo o apariencia física. Unos sistemas de clasificación nos parecerán más justos, más adecuados que otros; pero lo cierto es que los alumnos han de ser clasificados para poder trabajar con ellos.

Todo profesor experto sabe que no se puede imponer un criterio puro de clasificación: por ejemplo el de capacidad, porque podría ser injusto, pero que tampoco debe ser enteramente descartado, porque en determinados casos el incluir a alumnos con menos capacidad en grupos a los que no puede seguir el ritmo supone la peor de las discriminaciones si atenderle personalizadamente es imposible. La equidad, la justicia es dar a cada cual lo mejor que se le puede dar en cada momento y eso se valora, no desde un proyecto utópico, sino desde el suelo que se pisa cada día en cada aula.

 

AUTONOMÍA DE LOS CENTROS COMO PROPUESTA DE LA LOE.

El debate está en qué criterios de clasificación son los más acertados y útiles para los alumnos en cada momento. En este sentido, la AUTONOMÍA PEDAGÓGICA Y ORGANIZATIVA DE LOS CENTROS ES ESENCIAL.

Pero la autonomía pedagógica y organizativa de los centros no debe ser meramente nominal, debe ser REAL. A lo largo de esta comunicación veremos si dicha autonomía propuesta en la LOE lo es realmente.

En este sentido, el proyecto de Ley se muestra temeroso. DICE SIN DECIR. Concede que el sistema debe atender a la diversidad, y no sólo el profesor en el aula, pero no se implica en establecer unos métodos claros por los cuales el sistema diversificará su oferta.

Promete autonomía a los centros para ello, pero esta autonomía es ficticia, meramente declarativa, ya que la organización de los cetros deberá ser aprobada por las respectivas administracioines.

La combinación de estos dos elementos: autonomía de los centros y decisión sobre ella a las administraciones autonómicas, va a generar una gran variedad de sistemas organizativos y de ofertas.

Los sistemas educativos dejarán de ser homogéneos, no tanto por los decretos de mínimos como por la posibilidad de que en unas comunidades autónomas se permita la aparición en los centros de algo parecido a los itinerarios y en otras no, por ejemplo, o en la creación de grupos específicos para atención a la diversidad de, por ejemplo, alumnos con problemas de conducta.

Sin embargo, cómo se interprete el principio de inclusividad, determinará en qué grado se podrá trabajar con grupos más o menos homogéneos de alumnos.

 

CÓMO FUNCIONARÍA LA AUTONOMÍA REAL.

La autonomía real de los centros sería aquella que permitiera a éstos organizarse sin rendir otras cuentas que la mejora de los resultados de sus alumnos, pero ello vendría siempre condicionado por la disponibilidad de recursos, de los cuales no dispone autónomamente un centro. Olvidémoslo: la autonomía total es imposible. Es bueno un grado alto de autonomía, pero el ejercicio de ésta siempre tropezará con la disponibilidad de recursos.

Sólo una normativa básica que garantizase unos mínimos de diversificación de la oferta de enseñanzas y de la formación de grupos, supondría un avance decisivo. De este modo, no existe ninguna garantía de buen funcionamiento.

De otra parte, el sistema de autonomía de centros amplia, aparte de la libre disposición de recursos, requeriría de pruebas externas fiables para evaluar el sistema. Las evaluaciones de diagnóstico que propone la LOE, por no tener consecuencias académicas para los alumnos, no pueden ser representativas.

Mejor hubiera sido definir sistemas claros de atención a esa diversidad.

Por el contrario, se eliminan los previstos como novedosos en la LOCE. En este sentido, volvemos a la LOGSE, aunque con apariencia de autonomía.

 

LA OPTATIVIDAD Y EL 4º DE ESO "ORIENTADOR" Y EL PROBLEMA DEL BACHILLERATO SIN RESOLVER.

Frente a los itinerarios se nos propone la optatividad. Todos los que estamos aquí sabemos a qué conduce la optatividad y qué criterios emplean los alumnos (ni siquiera los padres) para elegir optativa.

Hemos pasado de un bachillerato de 4 años en la ley del 70 a uno de dos. Si queremos que 4º de ESO sea un tercer curso de bachillerato, tomemos medida realmente eficientes para ello. No se toman en la LOE: podría hacerse una prueba de acceso a bachillerato y ciclos posterior a 4º de ESO y no una mera prueba de diagnóstico en 2º, como propone la LOE.

Se sigue en la LOE sin abordar ni la posibilidad de la creación de un 3º de bachillerato.

Porque 4º de ESO si ha de ser orientador, no puede ser una guardería de alumnos objetores escolares, debería existir la posibilidad de que desde los 15 años se pudieran cursar estudios de Cualificación Profesional (la Iniciación profesional de la LOCE) con el consentimiento del alumno; pero más: ¿No es la educación obligatoria hasta los 16 años? ¿Por qué entonces se reconoce el derecho a permanecer hasta los 18 años a todos los alumnos en la ESO? Consideramos que este derecho debería ganarse, y debería ser el equipo educativo del alumno de 16 años el que, considerando su actitud y disposición optase por autorizarle la permanencia en la ESO o lo derivase forzosamente a programas de Cualificación Profesional en los que igualmente podría obtener su graduado en Secundaria. Esta sería una herramienta excelente para incrementar los niveles de exigencia en 4º de ESO y de respeto hacia el papel y la profesionalidad del profesorado.

 

LA VUELTA A LA PROMOCIÓN AUTOMÁTICA

Se comenta por sí sola. Es claramente una medida antipedagógica que actúa contra la cultura del esfuerzo y disminuye la autoridad del profesor en el aula.

DIVERSIFICACIÓN CURRICULAR

 

Se contempla únicamente para alumnos desde tercer curso de la ESO. No pueden ser atendidos con anterioridad. Parece imprescindible mantenerlos y mejorarlos y ampliarlos, pero si en estos grupos se incluye indiscriminadamente a alumnos con dificultades de aprendizaje y gran interés, junto con alumno que repiten, pero que no tienen ningún tipo de dificultad de aprendizaje y cuyo único problema es la falta de motivación o de interés, estamos perjudicando muy seriamente a los primeros, que deben soportar en muchos casos conductas absolutamente contrarias al buen ambiente que debe presidir una clase de estas características.

 

PROFESORADO

Se proclama en el preámbulo de la LOE el deseo de mejorar las condiciones del profesorado. Veamos la realidad:

 

El artículo 91 f), al disponer entre las obligaciones del profesorado:

"f) La promoción, organización y participación en las actividades complementarias, dentro o fuera del recinto educativo, programadas por los centros."

Obliga al profesorado de Secundaria, ignorando la estructura departamental de los centros de Secundaria, plantea la obligación del profesorado de asistir a actividades no programadas por su Departamento, sino por otros, y todo ello fuera de su horario de trabajo, fuera de su centro de trabajo, sin cobrar horas extras y sin dietas.

¿Dónde estaban los sindicatos cuando negociaron esto?

 

El artículo 94 cuando establece:

"Para impartir las enseñanzas de educación secundaria obligatoria y de bachillerato será necesario tener el título de Licenciado, Ingeniero o Arquitecto, o el título de Grado equivalente, además de la formación pedagógica y didáctica de nivel de Postgrado, de acuerdo con lo dispuesto en el artículo 100 de la presente Ley, sin perjuicio de la habilitación de otras titulaciones que, a efectos de docencia pudiera establecer el Gobierno para determinadas áreas, previa consulta a las Comunidades Autónomas."

 

En conexión con la adicional séptima:

"El Gobierno, previa consulta a las Comunidades Autónomas, podrá establecer las condiciones y los requisitos para que los funcionarios pertenecientes a alguno de los cuerpos docentes recogidos en el apartado anterior puedan excepcionalmente desempeñar funciones en una etapa, o, en su caso, enseñanza distintas de las asignadas a su cuerpo con carácter general. Para tal desempeño se determinará la titulación, formación o experiencia que se consideren necesarias."

En conexión con la transitoria 4ª:

Disposición Transitoria Cuarta. Profesores técnicos de formación profesional en bachillerato:

"Los profesores técnicos de formación profesional que a la entrada en vigor de esta Ley estén impartiendo docencia en bachillerato podrán continuar de forma indefinida en dicha situación."

Con la adicional 8ª, que establece la posibilidad de títulos de menor grado que las diplomaturas para el ingreso en el cuerpo de profesores técnicos de fp, así como la posibilidad de impartir clase en la ESO, SIN PONER EN RELACIÓN ESTA DOCENCIA EN ESTOS NIVELES CON "MATERIAS QUE TENGAN ESPECIAL RELACIÓN CON LA FP", suponen la entrada con pleno derecho de estos docentes en la ESO y el bachillerato, una novedad que no beneficia a los profesores de Secundaria ni Catedráticos, precisamente, y que no sabemos en qué beneficiará al sistema, introduciendo nuevos factores de incertidumbre en una etapa en la que necesitamos estabilidad y certezas.

Si a esto sumamos la posibilidad de promoción de cuerpo del B al A por concurso de méritos conservando la plaza o los previstos concursos para que los docentes del cuerpo de maestros puedan seguir incorporándose a plazas de secundaria, en que no se determina un porcentaje máximo que garantice el acceso de nuevos licenciados a la Secundaria ni su movilidad o El artículo 26 que dispone que se nos podrá pedir que nos habilitemos para especialidades diferentes a las nuestras para impartir dos especialidades distintas, no podemos más que concluir que en nada mejoran las condiciones del profesorado de Secundaria, ni su consideración ni Cualificación.

La presión sindical de las organizaciones de primaria se ha dejado sentir en esta Ley como se deja sentir en todo momento, por la ausencia de organizaciones de Secundaria.

Aparte de ello, nada de mejoras en condiciones laborales que hagan más seguro y más fácil nuestro trabajo, nada de mejoras en los niveles de complemento, nada de reducciones de horario desde los 55 años sin reducción de salario, nada de años sabáticos para la actualización, nada de formación en tiempo lectivo, nada de relevarnos de las funciones no docentes como las guardias de pasillo o de patio, nada de otorgarnos ningún tipo de autoridad legal que refuerce nuestra posición en el sistema, nada de organizar una carrera docente estimulante que permita alcanzar dentro del sistema educativo los más altos niveles de complemento alcanzables por nuestro grupo A. Nada de eso. Pero las sirenas cantan: les preocupamos y gustamos mucho, por eso nos dan más trabajo. Pronto dirán que somos los mejor pagados de Europa.

 

ORGANIZACIÓN DE LOS CENTROS:

Se mejora a nuestro juicio el sistema de elección del director ampliando el peso de Consejo Escolar y Claustro en la comisión seleccionadora y democratizando la elección, que será por mayoría, pero desde el punto de vista del profesorado de Secundaria existe una regresión con respecto a la LOCE.

Si en la LOCE, la Dirección y Jefatura de Estudios de los centros debía recaer en los Cuerpos propios del nivel educativo del centro, ahora cualquier docente con antigüedad suficiente podrá ejercer esos cargos.

Las sentencias ganadas por USPL en Canarias que han obligado a cesar a los docentes del cuerpo de maestros que habían sido nombrados directores de secundaria, movilizaron a los sindicatos de primaria: o sea, todos los que están en la Mesa sectorial de Educación, contra los preceptos de la LOCE que establecían este requisito; el resultado está en la modificación de este aspecto que encontramos en la LOE.

Por lo que se refiere a los departamentos didácticos, en la LOCE se establecía que su jefatura sería desempeñada por un Catedrático y, en su defecto por un Profesor de Secundaria. De modo subrepticio se ha eliminado este redactado de la LOE y se mantiene aquel en el que se atribuía a los catedráticos, entre sus funciones, ejercer la jefatura de departamento. Pero al no atribuir esta función en exclusiva y al haber eliminado el requisito anterior, con la LOE el cuerpo de Maestros podrá ejercer las jefaturas de Departamentos incluso allá donde haya Profesores de Secundaria o Catedráticos si son elegidos para ello.

 

JUNTAS DE PERSONAL, MESAS SECTORIALES Y CONSEJOS ESCOLARES ESTATAL Y AUTONÓMICOS

Estos aspectos que acabamos de mencionar entran de lleno en la cuestión sindical. En ponencias posteriores se analizarán más detenidamente todos estos aspectos. Aquí, ahora queremos traer a colación una vieja reivindicación del profesorado de Secundaria.

Mientras las elecciones sindicales se realicen en mesas conjuntas de primaria y secundaria, la mayor representación en las juntas de personal, mesas sectoriales y consejos escolares, será de los sindicatos de primaria, que en la actualidad ejercen prácticamente en solitario la representación, también de los profesores de secundaria.

Debemos acabar esta comunicación con una propuesta a este respecto: separación de juntas de personal, elecciones separadas para representantes de primaria y secundaria y separación de mesas sectoriales. Eso, como garantía de que alguna vez los profesores de secundaria tendrán representantes que se ocupen de ellos.

En segundo lugar, defendemos la modificación en profundidad del sistema de representación del profesorado en los Consejos Escolares del Estado y Autonómicos: ya que la función pública docente está organizada en cuerpos, se debe sustituir el sistema actual por el que los sindicatos llamados más representativos de educación (los de primaria) eligen a sus representantes en los Consejos, por un sistema en el cual los profesores de cada cuerpo elijan de modo directo a sus representantes. Así garantizaríamos que en los Consejos Escolares, en los que no se discuten cuestiones laborales, sino asuntos de orden pedagógico y académico, estuviesen representados de modo paritario todos los cuerpos docentes; porque todos ellos son profesionales de la educación en su ámbito.

A MODO DE CONCLUSIÓN: LA IMPRESCINDIBLE PROFESIONALIZACIÓN DE LA EDUCACIÓN

No podemos extendernos más. Del rápido análisis de factores que precede, insistimos en que nuestra impresión general es que los prejuicios políticos y razones de imagen electoral de partidos políticos y sindicatos están viciando totalmente la toma de decisiones en Educación. Muchas de las medidas proclamadas en la LOE como soluciones, los son sólo en apariencia: vemos que detrás de la imagen y la proclama, no queda nada. Cabe concluir que creemos que sólo mediante la profesionalización del sistema podremos conseguir mejoras reales.

¿Pero en qué consiste esa profesionalización? En primer lugar en despolitización. ¿Y cómo despolitizar? Potenciando el papel de las asociaciones y organizaciones profesionales en secundaria (profesionales en activo en secundaria) y potenciando mecanismos de información de los auténticos profesionales de la educación a la sociedad. Romper el monopolio de los teóricos aficionados a hablar de secundaria, de esos que nunca pisaron un aula como profesores, y que pueden plantear los más peregrinos enunciados al respecto; presionar a los partidos desde organizaciones fuertes de secundaria, desde la información a la sociedad hasta la presión sindical, desde la pedagogía en el aula, hasta la pedagogía en los medios de comunicación.

Conseguir que lo que nuestros alumnos reclaman y necesitan sea atendido y entendido, de modo que darles la mejor formación posible por el método que mejor pueda hacerse sea lo políticamente correcto. Esa es una tarea a la que todos deberíamos estar llamados: reciclar a nuestros malos políticos, a nuestros vanidosos protagonistas cortesanos enseñándoles que el rey va desnudo y que los sastres podríamos hacerle un buen traje de pana (aunque no sea tela tan refinada como la que viste el político ante su uto-progre-policorrecto espejo de brillante destello fucsia, celeste o carmesí.

Ensañar a los políticos a respetar al profesorado y a los pedagogos a la violeta a aprender en las aulas y a respetar a quienes son pedagogos de verdad. Bastante por hacer, casi nada emprendido.

Quedan aún muchas cuestiones por analizar, hay un arduo trabajo por delante. Somos los profesores de Secundaria los que debemos abordarlo mediante nuestras propuestas y nuestras acciones. Existen muchas asociaciones de profesores de secundaria; asociaciones de especialidad. Muchas veces estas asociaciones están enfrentadas las unas con las otras. Esta división en especialidades ha sido aprovechada y explotada para generar división entre nosotros. Es mucho más lo que nos une que lo que nos separa.

La enseñanza secundaria tiene solución: nunca perfecta, pero podemos mejorarla mucho desde nuestro trabajo generoso fuera de las aulas. Nos jugamos mucho y se lo juega nuestra sociedad.

 

Muchas gracias.