Panorama de la Educación

Indicadores de la OCDE 2006

( Education at a glance 2006)

 

Nota informativa sobre

la situación española

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Madrid, 12 de septiembre de 2006

Indicadores OCDE 12 sep 2006

La OCDE viene publicando anualmente desde 1992 una serie de indicadores internacionales de la educación, en un volumen que lleva por título Education at a Glance / Regards sur l’Éducation. La información que ofrece la edición de 2006 es similar a la de años anteriores y está organizada en los cuatro capítulos que se señalan a continuación y de los cuales se ofrece una sucinta descripción. Hay que resaltar que los datos de esta edición corresponden, en general, al año académico 2003-04, de modo que la información que ofrecen no refleja exactamente la situación actual, sino la de ese curso, pero tiene el enorme valor de permitir la comparación con los sistemas educativos de los países de la OCDE y facilitar el análisis de la evolución de estos indicadores en cada uno de los países. En el resumen que se ofrece a continuación se analizan algunos de los indicadores más destacados y su evolución en España.

 

A. Los logros educativos de la población adulta

El porcentaje de españoles que ha alcanzado una titulación de educación secundaria superior (bachillerato, formación profesional de grado medio u otros estudios secundarios) ha mejorado con respecto al año anterior pero sigue siendo inferior al de la OCDE

Si se considera la población española entre 25 y 64 años, la tasa de los que alcanzaron una titulación de educación secundaria superior es de 45%, frente al 67% de la OCDE o de la UE. Se ha mejorado en dos puntos con respecto al año anterior, pero la distancia con respecto a la OCDE es todavía elevada. No obstante, conviene resaltar la evolución positiva de los últimos años (Tabla A1.2a).

Año 2004

25-64 años

25-34

35-44

45-54

55-64

España

45

61

50

36

21

OCDE

67

77

71

64

53

La tasa de la generación española de 55 a 64 años estaba a 32 puntos de la de la OCDE (21% frente a 53%). La distancia de la población de 25 a 34 años desciende a 16 puntos. En los treinta años que hay de diferencia entre ambas poblaciones nuestro sistema educativo ha reducido la distancia con la OCDE a la mitad y ha multiplicado por tres el porcentaje de españoles que ha alcanzado una titulación de educación secundaria superior. El avance ha sido tan notable como el económico (en 1986 la renta española por habitante estaba en el 73% de la UE-12 y en la actualidad está en el 89,7% de la UE-15), pero no se puede considerar suficiente, sobre todo teniendo en cuenta el grado de desarrollo español.

La proporción de estudiantes que actualmente completan las enseñanzas de bachillerato o ciclos formativos de grado medio en relación con su grupo de edad se sitúa en España en el 66% frente al 81% de media de la OCDE. Estas cifras son ligeramente peores que las del año anterior. Pero en los programas de orientación académica general (equivalentes a nuestro bachillerato), la tasa española es del 45%, frente al 47% de la OCDE. Es en los programas de orientación profesional donde la tasa es más baja, del 25% frente al 44% de la OCDE (Tabla A2.1).

Las jóvenes españolas permanecen más tiempo en el sistema educativo y se titulan en mayor proporción en la educación secundaria superior

Las jóvenes españolas de 25 a 35 años han permanecido un promedio de 12,5 años en el sistema educativo frente a 11,9 años los varones (Tabla A1.5). Además, la proporción de mujeres entre 25 y 34 años con titulación de bachillerato o FP de grado medio supera en 17 puntos a la de los varones, mientras que en la OCDE dicha diferencia es de sólo 9 puntos (Tabla A2.1).

Los niveles españoles de titulación en la educación terciaria (universitaria o formación profesional de grado superior) son similares a la media de la OCDE

En la educación superior, a la que en España sólo se accede desde el bachillerato, los resultados españoles se sitúan en posición destacada entre los países de la OCDE. Las tasas de ciudadanos españoles con edades comprendidas entre 25 y 34 años que han alcanzado una titulación de educación superior es del 38%, bastante por encima del 31% de media de la OCDE. Esta cifra española triplica la del grupo de edad de 55-64 años (12%) y duplica la de 45-54 años (19%) (Tabla A1.3a).

Población titulada de 25 a 34 años (%) Año 2004 (Tabla A1.3a)

 

Terciaria B

Terciaria A

Total terciaria

España

12

27

38

Media OCDE

11

24

31

 

 

 

 

El número de estudiantes que en la actualidad completan la educación universitaria como porcentaje de su grupo de edad se sitúa en España en el 32,6%, cifra próxima al 34,8% de media de la OCDE (Tabla A3.1).

En conclusión, España ha progresado mucho en el número de ciudadanos que completan la educación secundaria superior (bachillerato y formación profesional de grado medio) y la terciaria (universitaria y formación profesional de grado superior). Pero, mientras en educación superior hemos alcanzado porcentajes similares a la media de la OCDE, en educación secundaria superior estamos todavía lejos de esa media.

El paro disminuye según aumenta el nivel educativo alcanzado y afecta más a las mujeres que a los hombres en todos los niveles de formación

El paro entre los varones españoles que sólo tienen estudios primarios (un 8,7%) es casi el doble que el de los que tienen estudios medios o superiores (cuyas cifras respectivas son del 4,9% y 5,3%). En el caso de las mujeres se repite este fenómeno, con una proporción parecida (17,2% frente a 8,8%) pero las cifras de paro entre ellas son, a su vez, casi el doble que las de ellos (Tabla A8.2a).

Los salarios aumentan con el nivel educativo alcanzado

Sobre un índice 100 equivalente a los ingresos alcanzados por las personas con una titulación de educación secundaria superior, los varones licenciados españoles alcanzan un nivel de ingresos de 144, mientras que quienes no acabaron la secundaria superior se quedan en 84. Las mujeres licenciadas alcanzan un nivel de salarios de 156, cifra que casi duplica el de aquellas que no finalizaron la secundaria superior (Tabla A9.1a).

Los indicadores sobre resultados de los alumnos son los procedentes de la evaluación PISA realizada en 2003, iguales a los incluidos en volúmenes de años anteriores. En 2006 se han realizado unas nuevas pruebas, cuyos resultados se harán públicos en 2007.

 

B. El gasto en educación

Entre 1995 y 2003 descendió en España el gasto público en educación con respecto al PIB, aumentado la diferencia con la OCDE

Aunque el gasto en educación ha venido creciendo en España de manera continuada en la última década, su crecimiento ha sido durante bastantes años inferior al experimentado por el Producto Interior Bruto, con el resultado de que el porcentaje de gasto público en educación con respecto al PIB, que en 1995 era del 4,6%, en 2003 era sólo del 4,3%. Estas cifras son significativamente menores que las correspondientes de la OCDE: 5,3% en 1995 y 5,5% en 2003 (Tabla B4.1). Por lo tanto, la diferencia con la OCDE aumentó en esos años.

Aunque en los últimos años se ha producido un aumento del gasto público en educación en relación con el PIB, revertiéndose la tendencia decreciente, ese fenómeno aún no se ve reflejado en este volumen.

El incremento del gasto ha tenido un ritmo diferente en los distintos niveles educativos, siendo más modesto en los niveles primario y secundario que en el superior. En el conjunto de los niveles educativos no superiores, el gasto público aumentó en España entre 1995 y 2003 un 4%, frente al 33% de la OCDE. Dado que fueron años de caída del alumnado en esas etapas, el crecimiento del gasto por alumno fue mayor, del 29%, aunque en la OCDE alcanzó el 33% (Tabla B1.5). El resultado es que el gasto por estudiante es aproximadamente un 9% inferior a la media de la OCDE en educación primaria y secundaria (Tabla B1.1a). Si se compara el gasto por estudiante en relación con el PIB por habitante, España se sitúa por debajo de la media de la OCDE en educación primaria (19% frente al 20%) y en la media en educación secundaria (26%) (Tabla B1.4).

En educación superior, el gasto en España ha experimentado uno de los mayores crecimientos de la OCDE entre 1995 y 2003

Frente al crecimiento modesto del gasto por estudiante en la educación primaria y secundaria entre 1995 y 2003, en la educación superior el gasto por estudiante aumentó un 43%, frente a un 6% de media de la OCDE, lo que sitúa a España en tercer lugar en este índice de crecimiento. Dado que además creció en estos años el número de estudiantes en un 11%, el crecimiento total del gasto en las enseñanzas superiores fue de un 58% (Tabla B1.5). A pesar de este crecimiento tan importante, el gasto por estudiante en relación con el PIB por habitante sigue siendo en este nivel educativo inferior al promedio de la OCDE (36% frente al 43%) (Tabla B1.4).

La proporción del gasto destinado a los profesores es mayor en España que en la OCDE

La proporción del gasto corriente en educación destinado a los profesores de educación primaria y secundaria, en relación con el gasto total en educación, es en España del 74,6% frente al 63,6% de la OCDE. En educación terciaria, estas proporciones son respectivamente del 58,5% y 43% (Tabla B6.2).

 

C. Acceso a la educación y escolarización

Los españoles han permanecido menos tiempo en la enseñanza formal que la media de la OCDE, pero las distancias se acortan notablemente si se considera la población más joven y desaparecen si se atiende a la esperanza de escolarización de los menores de 5 años.

El número medio de años de escolaridad en la enseñanza formal de la población de 25 a 64 años, en 2003, fue menor en España (10,6 años) que en la OCDE (11,9 años) o la UE (11,8 años), aunque ha aumentado en una décima con respecto al año anterior y disminuido la diferencia con la OCDE en dos décimas. Si se considera la población con edades comprendidas entre 25 y 34 años, la escolaridad formal se eleva en España a 11,9 años y en la OCDE y la UE a 12,5, con una diferencia de 0,6 años, equivalentes a 7,2 meses (Tabla A1.5). En los últimos 20 años, la permanencia en el sistema educativo ha mejorado en dos años en el caso de los hombres y en más de tres en el de las mujeres.

En el año 2004, la esperanza de escolarización para los menores de 5 años era en España de 17,2 años y en la OCDE de 17,4, cifras muy similares. Si se considera solamente la esperanza de escolarización a tiempo completo, la cifra española (16,3 años) supera incluso a la media de la OCDE (16,1 años) (Tabla C1.1).

 

D. El entorno del aprendizaje y la organización de los centros educativos.

El número total de horas de clase obligatorias para los estudiantes de primaria y secundaria es mayor en España, en casi todas las edades, que en la OCDE

En España, la media de horas de clase obligatoria que reciben los alumnos al año es superior a la media de la OCDE en prácticamente todas las edades (Tabla D1.1).

 

7- 8 años

9-11 años

12-14 años

España

792 h

792 h

956 h

Media OCDE

758 h

808 h

894 h

 

La media de alumnos por clase en los centros públicos es más baja que en la OCDE. En los centros privados la media es más alta que en la OCDE y que en los centros públicos.

El número medio de alumnos por clase en educación primaria en los centros públicos es de 19,3, cifra que queda por debajo de la media de la OCDE (21,5). En la educación secundaria la diferencia no es tan amplia, siendo en España de 24 alumnos en los centros públicos y de 23,8 la media de la OCDE. En los centros de enseñanza privados, la media de alumnos por clase en educación primaria es de 24,3 frente a 20,3 de media de la OCDE, mientras que en la educación secundaria es de 26,9 frente a 22,8 (Tabla D2.1).

La ratio alumnos/profesor en España está por debajo de la media de la OCDE en todos los niveles educativos

El número de alumnos por profesor en educación infantil ha pasado en España de 14,8 en 2003 a 13,9 en 2004, mientras que en la OCDE ha aumentado de 14,4 al 14,8. En primaria, la cifra española es de 14,3 alumnos por profesor (igual a la del año anterior), frente a 16,9 de media de la OCDE. En educación secundaria, la cifra española es de 10,8 (una décima menos que el año anterior), frente a 13,3 de la OCDE (Tabla D2.2).

El número de horas de clase de los profesores de educación primaria es superior que la media de sus colegas de la OCDE

Los profesores de educación primaria tienen 880 horas de clase al año en España, frente a 805 de media en la OCDE. En secundaria obligatoria las horas lectivas anuales son 581 en España frente a 704 de la OCDE y en la secundaria post obligatoria, 564 en España frente a 663 en la OCDE. Sin embargo, las horas totales de trabajo y el número de días trabajados al año es en España similar a los de la OCDE (Tabla D4.1).

El salario de los profesores españoles es superior a la media de los de la OCDE, aunque se incrementa en menor proporción a lo largo de la carrera

Los salarios iniciales de los profesores españoles son en general un 25% superior a los de sus colegas de la OCDE en los primeros años de docencia. Sin embargo, la proporción entre el salario máximo que se alcanza en educación secundaria y el inicial es de 1,43 en España frente al 1,7 de la OCDE. En España un profesor necesita 39 años para alcanzar el salario máximo, mientras que la media de años de la OCDE es de 24 años (Tabla D3.1).

El poder adquisitivo del salario de los profesores españoles ha descendido desde 1996

El poder adquisitivo de los salarios percibidos por los profesores españoles de los distintos niveles educativos, medido en euros constantes, ha descendido entre 1996 y 2004. El descenso en esos años del poder adquisitivo de los salarios iniciales de los profesores de educación primaria ha sido de un 3%, y en educación secundaria de un 5% (Tabla D3.3).

 

 

 

 

 

 

 

Anexo estadístico: