LA LOGSE y la LOCE

Dr. Carles Bastons i Vivanco

La Vanguardia

Soy un ciudadano apolítico de a pie y además catedrático vocacional de instituto, defensor de la verdad y de las humanidades. Llevo 37 años en la profesión y he publicado artículos (sobre M. Aub, Ll.Companys, M. Domingo, H. Giner de los Ríos, J.Maragall, Sender, Sta. Teresa, Unamuno), sin tener en cuenta ideologías, porque creo mucho más en la educación y en la cultura que en la política. Afirmo, pues, con cierta autoridad moral que la formación de nuestros estudiantes (edades entre 12 y 18 años) no ha de estar al albur del partido político del gobierno central o autonómico.

Y digo todo esto por la cantidad de tinta absurda y manipulada que se vierte estos días desde la política y los "mass media" en torno a la "bondad" de la LOGSE y a las "insensateces" de la LOCE. ¿Acaso ambas no tienen aspectos positivos? ¿Acaso se acepta o se rechaza una ley según el color del gobierno? ¿Desde cuándo un alto cargo político puede no cumplir y no hacer cumplir una ley promulgada? ¿Desde cuándo el abnegado profesorado de instituto no pertenece a la comunidad educativa? Con la educación, señores políticos, no se juega y las voces más autorizadas para opinar y dialogar somos los docentes, como

profesionales de la enseñanza, no los sindicatos, ni los padres ni los alumnos a los que profeso, sin embargo, un gran respeto democrático.

 No quito ni pongo la LOGSE ni la LOCE. Sólo añado, porque me consta fidedigna y documentalmente, que se consultó mucho más al profesorado para elaborar la LOCE que para la LOGSE. Y esto, que también es democracia, no se ha dicho ni se divulga. A buen entendedor pocas palabras le bastan.