SINDICATOS Y ASOCIACIONES CUESTIONAN EL DECRETO QUE REGULA LA SELECCIÓN DEL DIRECTOR

España y Portugal son los únicos países de la UE que no han profesionalizado la dirección de los institutos. Los directores de Catalunya son los segundos peor pagados de España

LA VANGUARDIA 22.12.03

 

Axia reclama la necesidad de que el director sea evaluado para saber si ha cumplido los objetivos que se propuso Sindicatos y asociaciones cuestionan el decreto que regula la selección del director

INQUIETUDES DE LOS PROFESORES DE INSTITUTO. El debate sobre la elección del director

BARCELONA. (Redacción.) ľ Directores de instituto, sindicatos y asociaciones de docentes coinciden en la necesidad de profesionalizar el cargo de director. España y Portugal son los únicos países de la UE en los que los máximos responsables de un centro educativo de secundaria no son profesionales. Al respecto, en el debate realizado en el IES Maragall surgió esta cuestión como un elemento más vinculado a la mejora del funcionamiento de los centros. La ley orgánica de Calidad de la Enseñanza (LOCE) obliga a desarrollar un nuevo decreto de nombramiento de directores, algo que ya inició la anterior Conselleria d'Ensenyament, El proyecto de decreto entró en el Consell Escolar después de las elecciones, y ahora falta saber qué hará el conseller Bargalló.

Los directores que participaron en el debate del IES Maragall, así como los sindicatos y asociaciones de docentes, son globalmente críticos con este proyecto de decreto, aunque existen diferencias de matiz. La unanimidad está en que se avanza tímidamente hacia la profesionalización, pero se queda a medio camino. Hasta ahora, la mayoría de los directores de Instituto de enseñanza secundaria han sido designados ante la ausencia de voluntarios para ocupar la dirección. Los participantes en el coloquio, al igual que los sindicatos, dudan que con el nuevo decreto los docentes que reúnan las condiciones que se estipulan se sientan motivados para presentarse si previamente no se anuncian mejoras sustanciales en sus condiciones de trabajo: disminución de horas de clase e incremento salarial. Cabe recordar que los directores catalanes son los segundos peor pagados de España. El nuevo decreto, que podría no salir adelante si el nuevo Govern lo frena, debería entrar en vigor con cierta rapidez, ya que el proceso de selección de director ha de estar listo antes del verano. El decreto propone un proceso de selección basado en un concurso de méritos. El candidato es seleccionado por una comisión formada por un inspector de educación, dos directores de centro público, dos representantes del claustro de profesores y dos del consejo escolar.

Los sindicatos Ustec-Stes y Fete-Unión General de Trabajadores, así como la asociación Axia, no cuestionan la totalidad del decreto, que consideran una de las tareas prioritarias de la nueva conselleria, pero estiman que en la comisión de selección deberían estar representados los padres, y añaden que en el sistema de valoración no se tiene en cuenta ni la experiencia docente ni los años en el cargo. No opina lo mismo el sindicato Aspepc, que estima que la mejor opción es contar con un director elegido por el claustro que, mientras ejerza el cargo durante un tiempo limitado, compagine la docencia con la dirección.

Antonio Jimeno, de Ames, considera "necesario" que los directores estén bien compensados económicamente y que tengan que dar menos horas de clase. "El director ľañadeľ también ha de ser controlado y se le deben exigir responsabilidades de cómo salen los alumnos del centro, es decir, si salen preparados o no. Si no hay control externo, difícilmente se sabrá cómo funciona el centro." Nuria Gelonch, de la Permanente de Directores de Barcelona, discrepa en el sentido de que al director no se le puede exigir esta responsabilidad cuando ni tan siquiera puede elegir a los profesores del centro. David Medina, de Axia, añade que el proceso de selección es un paso importante, "pero también lo es, y a nuestro juicio fundamental, la evaluación. El director debe ser sometido a una evaluación para saber si cumple con los objetivos que él mismo ha propuestos en su proyecto de centro".

En suma, a la nueva conselleria le queda mucho trabajo, a la vista de los elementos aportados por los directores, pero lo fundamental, a juicio de todos ellos, es que se les escuche.