Informática bajo mínimos

Los profesores de esta asignatura denuncian que no se imparte en los colegios y tratan de negociar su creación con el Ministerio de Educación

El Mundo, 26 de marzo de 2005

ROBERTO BENITO

MADRID.- La enseñanza de la informática en España está de capa caida Ya pueden las empresas pedir un buen manejo del ordenador y pedir a los jóvenes estar al día en esto de las nuevas tecnologías. Ya puede la informática haberse colado en nuestras casas y en nuestras cuentas bancarias. Y ya pueden haber cientos de personas que se comunican vía Internet. Nuestro sistema educativo no parece haberse enterado.

A diferencia de la gran mayoría de los países de nuestro entorno, en España no existe la asignatura de Informática. Desde la instauración de la Logse, aprobada allá por principios de los 90, justo cuando el PC se instalaba en nuestras habitaciones, todo lo relacionado con los ordenadores se enseña en la materia de Tecnología.

Obligatoria durante los tres primeros cursos de la Educación Secundaria Obligatoria (ESO), y optativa en cuarto, la creación de esta asignatura pretendía asegurar que, entre los 12 y los 15 años, todos los chavales se familiarizaran con la Tecnología, incluida la Informática. Sin embargo, la realidad ha sido muy distinta.

Para empezar, los contenidos de Informática no suponen ni la mitad del currículo de la asignatura, ya que los alumnos deben alternar el aprendizaje informático con temas como «la madera» o «el hierro». Por esta razón, los profesores que se encargan de impartir Tecnología no son informáticos, o al menos no se les exige que lo sean. Y, además, la materia sólo es obligatoria hasta los 15 años, convirtiéndose en optativa a, partir de ese momento.

La situación, que parece condenar a nuestros jóvenes a la indigencia tecnológica, al menos si se limitan a aprender lo que se les enseña en los institutos, ha sido denunciada por la Asociación de Profesores de Informática. Este grupo de docentes está tratando de negociar con el Ministerio de Educación la creación de una asignatura especifica de Informática, aprovechando que la enseñanza secundaria está en pleno proceso de reforma.

Por ejemplo, la asociación ha insistido, mucho en que la ministra María Jesús San Segundo se fije en la situación de, la Informática en Europa, ahora que el Gobierno se ha convertido en la punta de lanza de la construcción europea con el triunfo del si en el referéndum. Y es que los datos abruman. La asignatura de Informática existe y es obligatoria para todos los alumnos en Portugal, Francia, Luxemburgo, Reino Unido, Islandia, Alemania, Holanda, Estonia, Letonia, Lituania, Polonia, República Checa, Hungría, Eslovenia y Grecia.

 

 

En Italia tampoco

Y existe, aunque es optativa, en Bélgica, Irlanda, Noruega Suecia, Finlandia, Dinamarca, Austria y Eslovaquia. De los países de la UE, solo Italia presenta una situación como la de España: no existe la asignatura.

Y es que la denuncia de la Asociación de Profesores no es una prédica en el desierto. El déficit de la enseñanza de las nuevas tecnologías en España ha sido detectado por instituciones intencionales como la OCDE, que sitúa a nuestro país en la cola de los piases desarrollados en este campo. Es más: ha sido reconocida por los actuales responsables del Ministerio de Educación.

En el documento Una educación de calidad para todos y entre todos, con el que el Gobierno inició el debate sobre la reforma educativa el pasado septiembre, se dice expresamente: «Existe una fractura social entre quienes están alfabetizados en nuevas tecnologías y quienes no lo están. [... ] Cada vez más, muchas familias buscan fuera del marco escolar, y de un modo individual, el logro para sus hijos en estos objetivos».

Sin embargo, el Ministerio no parece haber respondido a su propio diagnóstico. «La respuesta que hemos recibido es que no existe voluntad de sacar los contenidos de Informática de Tecnología para crear una nueva asignatura», dicen los profesores. Una sensación que ha Llegado a diferentes partidos e instituciones, que en los últimos meses han respaldado la petición de los profesores de Informática. El último en hacerlo ha sido IU, que en enero llevó el asunto al Parlamento Europeo, a través de una pregunta del parlamentario Willy Meyer en la que denunciaba «la pérdida de la asignatura de Informática».

Antes, a finales del pasado octubre, fue el PNV el que llevó el problema al Congreso para solicitar al Ejecutivo que los contenidos que ahora se imparten en Tecnologia se organicen «como materia especifica con la denominación de Informática».

El propio Consejo Escolar del Estado respaldó la propuesta el pasado verano, cuando pidió al Gobierno que la asignatura tenga «entidad propia» y sea «impartida por especialistas».

La transferencia de las competencias educativas permitió a algunas comunidades autónomas ofertar la asignatura como optativa. Sin embargo, en la actualidad sólo la Comunidad Valenciana la mantiene.

Profesores sin trabajo

La Asociación de Profesores de Informática lleva años luchando por los derechos de un colectivo de docentes que, desde la implantación de la Logse, ha visto como eran otros los que daban unos contenidos para los que, en teoría, sólo ellos estaban especializados.

La asignatura de Tecnología es impartida en colegios e instituciones por una gama demasiado heterogénea, dado que el Ministerio no exige a los profesores de esta materia que sean especialistas en Informática. Mientras tanto, los docentes a los que representa la Asociación se han tenido que buscar la vida en las academias privadas.

Así lo denuncia el portavoz de la Asociación, Ramón Román, que Lleva años intentando que los partidos, en general, y el Gobierno, en particular, reconozcan a su gremio como el único con capacidad para impartir la materia con garantías.

«La inhabilitación del profesorado de Informática en sus tareas, junto con la habilitación encubierta de éstas para quienes no acreditan esta formación, está perjudicando gratuita e inexorablemente la calidad educativa», explica Ramón.

Y advierte: «Las decisiones que pueda tomar la Administración no se detectarán ahora, pero si dentro de 10 o 15 años, cuando los conocimientos informáticos de los españoles sean muy inferiores al del resto de los europeos».