EDUCACION-OCDE

Acceso a las tres gráficas

  1. El Gobierno coincide con el sector educativo en la necesidad de mejorar la formación

www.periodistadigital.com

Agencia EFE

Miércoles, 14 de septiembre 2005

La ministra de Educación y Ciencia, María Jesús San Segundo, coincidió hoy con amplios sectores de la comunidad educativa en manifestar la necesidad de mejorar los niveles educativos, después del último informe de la OCDE sobre estudios cuyos datos muestran resultados poco alentadores en España.

San Segundo explicó hoy en los pasillos del Senado que los datos del informe difundido ayer por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) sobre Educación en 2005 marcan dos claves: "mejorar los niveles de formación, conocimiento y competencia" y "dar posibilidades económicas a los jóvenes para que no abandonen los estudios".

"El informe de la OCDE pone de manifiesto unos datos muy relevantes y necesarios para el diagnóstico que debemos hacer en torno a la LOE", añadió la ministra.

Entre esos datos, destacó que, "una vez más el porcentaje de jóvenes que completa el Bachillerato o la Formación Profesional es bastante mejorable", por lo que "éste es uno de los objetivos declarados de mejora para los próximos años".

"Creemos que para ello hay dos claves: mejorar los resultados de la Enseñanza Obligatoria y mejorar los niveles de formación, conocimiento y competencia" y, en segundo lugar, "dar posibilidades económica para que los jóvenes no abandonen los estudios a los 16 años".

Para ello, "expandiremos el gasto en becas", anunció, y explicó que mientras "el año pasado hubo un aumento del 10 por ciento, en 2006 el aumento del gasto en becas va a superarlo".

"Vamos a necesitar recursos de todas las administraciones", dijo la ministra, y argumentó que "por eso, hemos puesto mucho énfasis en que la reforma educativa es mucho más que una ley y va acompañada de una memoria económica que establece que en cinco años debemos dedicar más de seis millones de euros. De ellos el 55 por ciento serán de la Administración Central".

Por su parte, amplios sectores de la comunidad educativa interpretaron hoy los datos difundidos por la OCDE como una prueba más de la necesidad de cambio del sistema educativo español para atajar el fracaso escolar.

Los sindicatos destacaron la directa vinculación entre fracaso escolar y escasez de recursos económicos para educación en España, mientras que organizaciones como la CECE, FERE-CECA o ANPE solicitaron modificaciones en el proyecto de reforma de la Ley Orgánica de Educación, la LOE, que inicia su tramitación parlamentaria, de modo que se asegure una enseñanza de calidad.

 Los secretarios generales de las Federaciones de Enseñanza de CCOO y UGT, José Campos y Carlos López, respectivamente, junto con el presidente de la correspondiente Federación de CSI-CSIF, Eliseo Moreno, indicaron en una rueda de prensa conjunta que es evidente, según el informe de la OCDE, que los países que más invierten en educación son los que obtienen los mejores resultados.

La Federación de Enseñanza de USO manifestó a EFE que, en gasto educativo, las cifras ofrecidas se mantienen en la tónica "del crecimiento moderado dentro del estancamiento" de los últimos años.

El portavoz de la Confederación de Sindicatos de Trabajadores y Trabajadoras de la Enseñanza (STEs), Augusto Serrano, dijo a Efe que el Gobierno "recoge lo que siembra", y "queda clara" la relación entre inversión educativa y resultados.

En la misma línea se expresó la presidenta de la Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos (CEAPA), Lola Abelló, a quien las conclusiones de la OCDE "no sorprenden".

Desde el Sindicato de Estudiantes, Araceli del Rincón, dijo a EFE que apenas le sorprendía el informe y pidió inversión educativa "sin tibiezas".

Por otra parte, desde la Confederación Española de Centros de Enseñanza (CECE), su presidenta, Isabel Bazo Sánchez, dijo a Efe que el informe de la OCDE es la "mejor alerta" para advertir al Gobierno de la necesidad de replantear la LOE.

El secretario general de FERE-CECA (Federación Española de Religiosos de Enseñanza-Titulares de Centros Católicos), Manuel de Castro, calificó de "oportuno" el momento de difusión del informe, pues coincide con la tramitación de la LOE y "reactiva la necesidad de llegar a un consenso".

 

ANPE culpó del deterioro de la competencia intelectual de los escolares a factores como la promoción automática durante los años de aplicación de la LOGSE, la eliminación de las pruebas extraordinarias y la rebaja general de los niveles de exigencia.

El informe anual presentado por la OCDE sobre Educación en 2005 desvela que España está a la cabeza de los países desarrollados en cuanto a jóvenes que no superan el bachillerato, y que además es el único en donde los estudiantes no incrementan sus probabilidades de encontrar trabajo cuando poseen un título universitario.

 

2) EL DEBATE SOBRE LA EDUCACIÓN

J. RAMÓN GONZÁLEZ CABEZAS - LA VANGUARDIA - 14/09/2005

TITULARES

España crece pero descuida la escuela

El informe prevé que el 53% de los jóvenes de hoy emprenderá estudios universitarios

La OCDE advierte que el gasto educativo no sigue el ritmo de aumento de la riqueza

En su nuevo informe sobre la educación, la OCDE lanza un llamamiento para extender la formación a lo largo de todo el ciclo de vida para afrontar los retos de la nueva sociedad.

Sólo el 43% de los adultos han acabado la secundaria, frente al 66% de media en la OCDE

ARTÍCULO

El gasto educativo en España sigue situado netamente por debajo de la media de la treintena de países miembros de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), cuyo último informe, Mirada a la educación 2005, denuncia que el aumento de la inversión en enseñanza no ha seguido el ritmo del crecimiento de la riqueza nacional entre 1995 y el 2002. Según los expertos de la organización, las diferencias más chocantes se dan en España, además de Irlanda, República Eslovaca y República Checa, donde la parte del PIB dedicado al gasto global en la enseñanza cayó al menos 0,4 puntos en dicho periodo, pese al fuerte aumento (30%) de la inversión en todos los ciclos educativos.

El nuevo informe de la OCDE sobre la educación no consagra un capítulo específico al caso de España, pero refleja de nuevo algunas de las carencias endémicas del sistema de enseñanza del país, donde sólo el 43% de la población comprendida en la franja de edad de 25 a 64 años ha obtenido al menos el diploma de bachillerato, frente a la media del 66% del conjunto de la OCDE, según cifras del 2003. Entre otros aspectos relevantes, el informe subraya que menos del 10% de los trabajadores españoles en activo ha seguido cursos de formación continua ligados a su empleo, cuando una de las grandes consignas de la organización es, precisamente, favorecer la formación a lo largo de todo el ciclo de actividad.

 

España invierte en educación el 4,9% de su riqueza nacional (PIB), según datos del 2002, cuando la media de los países industrializados es del 6,1%. La suma de la aportación privada y el sector público al esfuerzo educativo sitúa al país al mismo nivel de Italia y únicamente supera ligeramente a Japón (4,7%), República Checa e Irlanda (4,4%), República Eslovaca (4,2%), Grecia (4,1%) y, finalmente, Turquía (3,8%). La cifra no sólo está muy por debajo del listón medio de la OCDE, sino que es muy inferior a la de los años 1995 (5,4%) y 1990 (5,1%). En lo que concierne estrictamente al gasto público, que hoy representa el 4,3% del total, las diferencias son igualmente visibles aunque menos agudas. En 1995 representaba el 4,5% y cinco años atrás el 4,4%.

Los datos de la inversión por alumno certifican igualmente la discreta plaza de España en el esfuerzo educativo, aunque la OCDE pone de relieve que una débil inversión unitaria no significa necesariamente un servicio de enseñanza de menor calidad, como lo demuestra el caso de Australia, Bélgica, Corea, Finlandia o Japón, entre otros, donde los alumnos de 15 años presentan un alto nivel de formación y competencia en el ámbito de la cultura matemática y científica, uno de los principales índices del potencial educativo de un país. España se sitúa, una vez más, en el tercio final de la tabla, con un gasto global de 5.914 dólares por alumno de todos los ciclos de enseñanza, frente al total de 7.343 dólares de media en el conjunto de la OCDE. Encabezan el ranking Suiza (11.334) y Estados Unidos (11.152) y sólo están por debajo Irlanda (5.711), Corea (5.053), Grecia (4.136), Hungría (3.872), República Checa (3.449), Polonia (2.962), República Eslovaca (2.300) y México (1.950), ya que no hay datos de Turquía. El mayor gasto por alumno se lo lleva la enseñanza superior (6.030 dólares), seguida de la secundaria (6.010) y, en fin, en el ciclo de la enseñanza primaria (4.592), siempre según datos del 2002 manejados por la OCDE.

El nuevo informe de la organización internacional sentencia que el título de bachiller o equivalentes se han convertido ya en la norma de la mayoría de los países industrializados, ya que más del 70% de los jóvenes que actualmente se hallan al final del ciclo escolar consiguen el diploma que da acceso a la formación terciaria o superior. Esta vez Alemania y Grecia encabezan el palmarés con más del 95%, mientras México cierra el ranking con un pobre 36%. Además de este país, sin embargo, otros tres miembros de la comunidad internacional constituyen la excepción a la regla, entre ellos la propia España, donde el nivel de éxito del bachillerato es sólo del 68%, seguida a continuación de la República Eslovaca (57%) y Turquía (41%).

La OCDE constata la progresiva elevación de los niveles de estudios en el mundo industrializado. Prueba de ello es que tres cuartas partes de las personas menores de 30 años disponen hoy, al menos, de título de bachiller, nivel básico para acceder con posibilidades al mercado de trabajo, frente a sólo la mitad de la población nacida en los años cuarenta. El informe de la OCDE aporta una nueva radiografía sobre la paradójica situación de España, donde sólo el 43% de las personas de 25 a 64 años ha culminado la formación de segundo ciclo de secundaria, según cifras del 2003. El porcentaje sube al 60% si se ciñe a la franja de 25 a 34 años, cae de nuevo al 48% entre los individuos de 35 a 44, se agrava aún más (33%) en los de 45 a 54 años y registra un 19% en el tramo de los diez años siguientes (55-64).

A título indicativo, hasta el 97% de los coreanos nacidos en los setenta tienen cuando menos el diploma de estudios secundarios, por delante de países como Noruega (95%) o Japón (94%), amén de encabezar el ranking de alumnos con mayor preparación en el ámbito de la cultura matemática y tecno-científica. El capital educacional de las nuevas potencias emergentes ilustra la complejidad del nuevo mercado de trabajo, caracterizado por el fuerte incremento de la movilidad profesional, según subraya la OCDE. El aumento del foso salarial que separa a los diplomados en enseñanza superior y los jóvenes que sólo disponen de titulación secundaria es otro de los fenómenos señalados por el informe de la OCDE, que detecta una fuerte progresión de este proceso en la gran parte de los países industrializados. La diferencia puede llegar a ser incluso del 50% al 119% en Alemania, Estados Unidos o Francia. En la actualidad, la tasa de obtención de un título universitario apenas representa más del 20% en Alemania o Austria, pero rebasa el 40% en Australia, Dinamarca o Islandia.

La OCDE estima que el 53% de los jóvenes de hoy emprenderá estudios universitarios, a la vista del espectacular aumento de la esperanza de escolarización: para un niño de cinco años en el 2003 sobrepasa los 16 años en casi todo los países.

 

3. LA CULTURA MATEMÁTICA, GRAN CENICIENTA

LA VANGUARDIA - 14/09/2005

España ocupa el 23. puesto de los países de la OCDE en el nivel de competencia de los alumnos de 15 años en el ámbito de la cultura matemática, tecnológica y científica, índice que sirve para valorar su capacidad de integración y desarrollo con éxito en la sociedad y hasta el potencial de competitividad internacional de un país a partir de la preparación de sus jóvenes, según el último balance del 2003 del programa internacional para el seguimiento de los conocimientos.