ERC e IU bloquean el Pacto de Estado por la Educación

Marta Serrano

MAGISNET nš 11679 SEPTIEMBRE 2005

Ante la propuesta del principal partido de la oposición para llegar a un Pacto educativo con el Gobierno, los socios del PSOE en La Moncloa han anunciado que no apoyarán la LOE de haber acuerdo con el PP.

Entre la espada y la pared. Así han dejado al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, después de que distintos representantes de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) y de Izquierda Unida (IU), los dos socios del Gobierno en La Moncloa, hayan manifestado que sus grupos políticos no apoyarán la LOE en el congreso si se consumara un Pacto por la Educación entre PSOE y PP como reclama la comunidad educativa y buena parte de la sociedad.

Prueba de ello fueron las declaraciones del coordinador general de IU, Gaspar Llamazares, quien advirtió la semana pasada sobre su intención de no apoyar la reforma de la enseñanza planteada por el Gobierno si ceden a los "intereses" del PP en favor de la Educación privada y la enseñanza de la Religión y en detrimento de la escuela pública. Llamazares aseguró que "cualquier cesión sobre la asignatura de Religión para que ésta sea obligatoria impediría que su formación respaldara la LOE.

 Reuniones discretas

Mientras tanto, el líder del PP afirma que su partido quiere saber "si hay una verdadera voluntad" por parte del Gobierno para llegar a un acuerdo en materia educativa y añadió que, en este sentido, el PP "hará un esfuerzo" para que "haya unas reglas del juego claras" que lleven a una enseñanza de calidad. Rajoy apeló además a las "reuniones discretas" entre el PSOE y el PP y precisó que él va "con la mejor voluntad" para alcanzar un acuerdo una vez que el presidente del Gobierno "ha aceptado que se hable de Educación".

Dichas reuniones son el fruto de la propuesta que remitió Mariano Rajoy al presidente del Gobierno para hablar de Educación "pero con contenido y con ideas". Por eso, en dicha propuesta, el PP rechazaba el proyecto de Ley Orgánica de Educación (LOE), fundamentalmente, por considerar que establece 17 sistemas educativos distintos, uno por cada comunidad autónoma. Rajoy afirmó entonces que consideraba "indispensable" la retirada de la LOE "para poder establecer las condiciones propicias que permitan llevar a buen término un gran acuerdo nacional en materia educativa.

 Tibia respuesta

A la propuesta contestó el PSOE a través de un documento abierto de cuatro páginas en el que remiten a la LOE como solución a todos los males del sistema educativo y piden la adhesión del PP. No obstante, el PSOE no renuncia en el documento a lograr un Pacto de Estado por la Educación.

 Pacto sí, pero no a cualquier precio

Derecha, izquierda, centro... San Segundo ha conseguido poner a todos de acuerdo, pero para protestar. La comunidad educativa quiere un pacto, pero nadie está dispuesto a moverse muy lejos de su posición ideológica inicial. Así, tanto el profesorado y los sindicatos más próximos a la escuela pública y a posiciones progresistas como CCOO, UGT o CSI-CSIF, como los docentes, patronales y sindicatos vinculados a la escuela concertada han anunciado movilizaciones. De hecho, aunque cada organización defienda sus postulados, se podría decir que la comunidad educativa en pleno tiene algo en común: su rechazo a la Ley Orgánica de Educación (LOE). Por eso, aunque desde todos los sectores se reclame un Pacto de Estado por la Educación, hay algunos escollos, a priori, cuasi insalvables.

Uno de ellos es la redacción del artículo sobre los contenidos curriculares que fija la Administración Central, ya que el PP pretende que se fijen mínimos mientras PSOE y nacionalistas hablan de máximos. Otro punto polémico se refiere a la asignatura de Religión pues hay posturas encontradas.

Marta SERRANO