EDUCACIÓN. LA VANGUARDIA. Sábado, 25 de noviembre de 2006. Página 40

Dos sindicatos de enseñanza piden que se cree el defensor del docente

MERCÈ BELTRAN

BARCELONA.

Los sindicatos de profesores AMES y FE-USOC, en una carta dirigida al presidente del Parlament; Ernest Benach, expresan su preocupación por la situación de "desamparo legal" en la que se encuentran los docentes y piden que se cree la figura del "defensor del profesional de la educación ". Una figura que, en opinión de los firmantes, Antonio Jimeno y Rosaura Aragonés, debería implicara las áreas de Educació, Justícia, Interior, Benestar Social y Joventut.

En su misiva, los dos sindicatos expresan la necesidad de que el profesorado sea considerado legalmente, como "autoridad pública" y reclaman un decreto de derechos y deberes del profesorado que le permita aplicar medidas correctoras "en el mismo momento en el que se produzca una falta", de tal forma que se asegure que sus decisiones "serán respetadas" .

En su exposición, los firmantes señalan que el problema mas importante "no son las agresiones físicas, sino un tipo de faltas que se consideran menores y que cada día se dan en muchas escuelas". En este sentido, relatan "la falta de respeto al profesorado, las agresiones verbales e insultos". A su juicio, las principales causas que han conducido a esta situación son "un decreto de derechos y deberes de los alumnos tan garantista que deja al profesorado con las manos atadas para poder actuar; unas normativas de la Administración educativa que disminuyen las competencias del profesorado para evaluar a sus alumnos, y una reiterada tendencia de la Administración educativa a desautorizar al profesorado ante el alumnado y sus familias".

Respecto a la situación de violencia en las aulas, el Gobierno de Asturias anunció ayer que esta trabajando en un decreto para reforzar la autoridad de profesores y directores, mientras que el PP de dicha comunidad autónoma anunció que presentará una propuesta para regular por ley esta materia. Gobierno y oposición difirieron en el análisis de la situación. Para el presidente asturiano, Vicente Alvarez Areces, el principado está dentro de la normalidad, mientras que para el PP aseguró que en Asturias las denuncias por violencia escolar se habían triplicado en un año, al pasar de 47 en el 2005 a 113 en el 2006.