Los Artículos y las Disposiciones Adicionales del Proyecto de la LOE que más contribuirán a que la Secundaria pase de ser una etapa de formación y educación, impartida por profesores especialistas, a ser un período de simple escolarización obligatoria con escasos objetivos académicos.

Conclusiones del encuentro "La Secundaria tiene solución" organizadas por la Federación Sindical FPS (AMES, ASPESCL y USPL) y ANCABA Madrid en el Ateneo de Madrid los días 5 y 6 de noviembre de 2005.

RESPECTO AL PROFESORADO

Art. 26.3: "Las Administraciones educativas establecerán las condiciones que permitan que, en los primeros cursos de la etapa (Secundaria), los profesores con la debida cualificación impartan más de una materia al mismo grupo de alumnos" ... /...

/ Si en los tres primeros años de la ESO se va a favorecer que los docentes "con la debida cualificación" impartan más de una materia al mismo grupo, y aquí no se habla de materias afines, es que la LOE opta por los "profesores generalistas", por la reducción de plantillas, por el ahorro económico y por la "primarización" de la ESO. Se abre así la puerta a que el profesorado de Secundaria no sea un especialista en la materia, que es una garantía de calidad, y a que pueda ser obligado a impartir asignaturas de otras especialidades si desea continuar en el centro.

Artículo 94: "Para impartir las enseñanzas de educación secundaria obligatoria y de bachillerato será necesario tener el título de Licenciado, Ingeniero o Arquitecto, o el título de Grado equivalente, además de la formación pedagógica y didáctica de nivel de Postgrado (), sin perjuicio de la habilitación de otras titulaciones que, a efectos de docencia pudiera establecer el Gobierno para determinadas áreas, ()"

Disposición Adicional Séptima (puntos 1 y 2):

"1() El Gobierno () podrá establecer las condiciones y los requisitos para que los funcionarios pertenecientes a alguno de los cuerpos docentes recogidos en el apartado anterior puedan excepcionalmente desempeñar funciones en una etapa, o, en su caso, enseñanza distintas de las asignadas a su cuerpo con carácter general. Para tal desempeño se determinará la titulación, formación o experiencia que se consideren necesarias(...)

2. () Asimismo, podrá establecer los requisitos de formación o titulación que deben cumplir los funcionarios de los cuerpos que imparten la educación secundaria obligatoria para impartir enseñanzas de los primeros cursos de esta etapa correspondientes a otra especialidad () "

Se posibilita al Gobierno rebajar la formación inicial en su especialidad exigida al profesorado de Secundaria, ya que ahora el mismo título universitario que permite optar por dedicarse a la enseñanza es el que, por ejemplo, permite ir a la industria, y en el futuro para la docencia en Secundaria sólo se pedirá el Grado en una especialidad y para las otras actividades profesionales se pedirá además el Postgrado en dicha especialidad.

Disposición Adicional Novena (puntos 2 y 8):

"2. Para el ingreso en el cuerpo de profesores de enseñanza secundaria será necesario estar en posesión del título de Doctor, Licenciado, Ingeniero, Arquitecto, o el título de Grado equivalente u otros títulos equivalentes, a efectos de docencia, además de la formación pedagógica y didáctica a la que se refiere el artículo 100.2 de esta Ley, y superar el correspondiente proceso selectivo.

8. Para el ingreso en el cuerpo de profesores de enseñanza secundaria en el caso de materias o áreas de especial relevancia para la formación profesional, para el ingreso en el cuerpo de profesores de artes plásticas y diseño en el caso de materias de especial relevancia para la formación específica artístico-plástica y diseño, así como para el ingreso en los cuerpos de profesores técnicos de /...formación profesional y de maestros de taller en el caso de determinadas áreas o materias, el Gobierno, previa consulta a las Comunidades Autónomas podrá determinar, a efectos de docencia, la equivalencia de otras titulaciones distintas a las exigidas en esta disposición adicional. En el caso de que el ingreso sea a los cuerpos de profesores técnicos de formación profesional y al de maestros de Taller, podrá exigirse, además una experiencia profesional en un campo laboral relacionado con la materia o área a las que se aspire."

Se establece a perpetuidad la entrada de titulados no superiores para impartir clases en toda la Secundaria, sin necesidad de oposiciones ni de la titulación superior exigida hasta ahora. Los alumnos de Secundaria perderán el derecho a tener profesores especialistas en cada materia. Esto provocará un gran déficit en la preparación académica de los alumnos, así como un notable empeoramiento de las condiciones del Profesorado de Secundaria. Si unimos este artículo y estas disposiciones al art. 26.3. ya comentado, podemos pensar que en los tres primeros años de la ESO los docentes del Cuerpo de Profesores de Secundaria serán relegados a otros cursos posteriores, con la consiguiente pérdida de destinos definitivos del funcionariado de carrera y de posibilidades de trabajo para el profesorado interino y sustituto. Esto no es una exageración, basta mirar el punto 6 del Acuerdo firmado el pasado 20 de octubre de 2005 entre el Ministerio de Educación y los sindicatos CCOO, FETE-UGT, ANPE, CSI-CSIF, USO y SAP en el marco normativo de la LOE:

"6. () El Ministerio de Educación y Ciencia se compromete a mejorar los actuales sistemas de promoción de los docentes de los cuerpos de Grupo B a cuerpos de Grupo A, valorando al máximo la antigüedad y experiencia docente en sus cuerpos de origen, y teniendo en cuenta la especialidad a la que aspiran y su concordancia con la titulación académica a la que optan. El Ministerio de Educación y Ciencia se compromete a impulsar las medidas adecuadas, de acuerdo con las Comunidades Autónomas, para que el porcentaje y/o número de plazas sea suficiente para hacer efectiva la promoción profesional de los docentes, articulando fórmulas eficaces que faciliten la obtención de destino".

En conclusión, los licenciados que se presenten a oposiciones de Secundaria, incluidos por supuesto los docentes procedentes de las listas de Interinos y Sustitutos, lo harán en inferioridad de condiciones y, además, a un porcentaje de plazas no especificado que podría ser incluso inferior al de los docentes que pasan del grupo B al A.

 

RESPECTO AL ALUMNADO

Art. 28.5: "El alumno podrá repetir el mismo curso una sola vez y dos veces como máximo dentro de la etapa () Excepcionalmente, un alumno podrá repetir una segunda vez en cuarto curso si no ha repetido en los cursos anteriores de la etapa".

Tanto en los seis años de Primaria como en los cuatro de la ESO, el alumno repetirá un máximo de dos veces; se restablece así la promoción automática de los alumnos que han cubierto el cupo de repeticiones, es decir pasarán al curso siguiente aunque hayan suspendido todas las asignaturas. Esto significa privarles de todo tipo de estímulo, no educarles en el esfuerzo, obligarles a acceder a un curso que no pueden aprovechar y, por lo tanto, abocarles a que fracasen de nuevo.

Art. 24: "1. Las materias de los tres primeros cursos de la etapa serán las siguientes: Ciencias de la naturaleza; Educación física; Ciencias sociales, Geografía e historia; Lengua castellana y literatura y, si la hubiere, lengua cooficial y literatura; Lengua extranjera y Matemáticas. 2. Además, en al menos uno de estos tres primeros cursos todos los alumnos cursarán las materias siguientes: Educación plástica y visual, Música y Tecnologías. 3. En uno de los tres primeros cursos todos los alumnos cursarán la materia de Educación para la ciudadanía, en la que se prestará especial atención a la igualdad entre hombres y mujeres ()

5. Asimismo, en el conjunto de los tres cursos, los alumnos podrán cursar alguna materia optativa. (...)

6. En cada uno de los cursos primero y segundo los alumnos cursarán un máximo de dos materias más que en el último ciclo de educación primaria ()"

Se obliga por tanto a todos los alumnos a estudiar lo mismo hasta los 15 años, en lugar de ofrecerles diferentes caminos a partir de los 14, para que cada alumno pueda seguir aquel que mejor se adapta a sus capacidades e intereses personales.

Mantener el itinerario único para los alumnos de 14 y 15 años puede ser muy económico, pero es la principal fuente de conflictividad en las aulas, como desgraciadamente se ha demostrado en estos últimos años.

Art. 28.2: "Las decisiones sobre la promoción del alumnado de un curso a otro, dentro de la etapa, serán adoptadas de forma colegiada por el conjunto de profesores del alumno respectivo, () Las decisiones sobre la obtención del título al final de la misma serán adoptadas de forma colegiada por el conjunto de profesores del alumno respectivo ()"

Se faculta así a los Equipos Educativos para poder cambiar la calificación final del profesor de cada asignatura desautorizando su labor docente. Esto abre la puerta a que los centros puedan aprobar a los alumnos no en función de sus conocimientos sino en función de intereses económicos, de estabilidad de plantilla o de simplificación organizativa.

Con este punto 28.2 la LOE deja sin ningún significado el punto 28.3 sobre que deberán repetir los alumnos que tengan evaluación negativa en tres o más materias, que se ha presentado en la prensa como un aumento de la exigencia derivado de los acuerdos con la FERE.

Art. 21 y art. 29: Al igual que se dice para Primaria, se especifica que habrá una Evaluación de diagnóstico en Secundaria: "Al finalizar el segundo curso de la educación secundaria obligatoria todos los centros realizarán una evaluación de diagnóstico de las competencias básicas alcanzadas por sus alumnos. Esta evaluación será competencia de la Administraciones educativas y tendrá carácter formativo y orientador para los centros e informativo para las familias y para el conjunto de la comunidad educativa. Estas evaluaciones tendrán como marco de referencia las evaluaciones generales de diagnóstico que se establecen en el Artículo 144.1 de esta Ley."

Se incumple de este modo la obligación de todo Estado de proteger a los ciudadanos de los posibles fraudes, ya que no se establece ni un solo control externo con valor académico en toda la enseñanza. La LOE no sirve para garantizar a las familias que las calificaciones de sus hijos realmente reflejan los conocimientos adquiridos. Las pruebas de diagnóstico, al no tener valor académico, ni permiten conseguir este fin ni estimulan al alumnado a esforzarse más, solo sirven así para presionar al profesorado de modo que apruebe a más alumnos.

Art. 127: "El Consejo Escolar del centro tendrá las siguientes competencias: ()

d) Participar en la selección del director del centro () En su caso, previo acuerdo de sus miembros, adoptado por mayoría de dos tercios, proponer la revocación del nombramiento del director.

e) Decidir sobre la admisión de alumnos ()

f) Conocer la resolución de conflictos disciplinarios y, en su caso, proceder a la imposición de sanciones ()

h) Promover la conservación y renovación de las instalaciones y equipo escolar y aprobar la obtención de recursos complementarios de acuerdo con lo establecido en el artículo 122.3.

i) Fijar las directrices para la colaboración, con fines educativos y culturales, con las Administraciones locales, con otros centros, entidades y organismos. ()

k) Elaborar informes, a petición de la Administración competente, sobre el funcionamiento del centro y sobre aquellos otros aspectos relacionados con la actividad del mismo.

l) Cualesquiera otras que le sean atribuidas por la Administración educativa."

Se ven disminuidas con ello las competencias del Director, tanto en los temas académicos como de aplicación de sanciones a los alumnos. Transfiere estas competencias al Consejo Escolar, en el que la mitad de sus componentes no son profesionales de la educación y en el que se admite a alumnos de solo 12 años. Cuando lo que pide nuestra sociedad es más profesionalidad se opta por el populismo y la demagogia.

Art. 32.3: "El bachillerato comprende dos cursos, se desarrollará en modalidades diferentes y se organizará de modo flexible, en distintas vías, a fin de que pueda ofrecer una preparación especializada a los alumnos acorde con sus perspectivas e intereses de formación o permita la incorporación a la vida activa una vez finalizado el mismo."

Por tanto, contra la opinión mayoritaria del profesorado, no se establece un Bachillerato de 3 años, como hemos venimos reiterando hace años, y como sí tienen la mayor parte de los países europeos.