Resumen del anteproyecto de la "Ley Orgánica de la Mejora de la Calidad Educativa(LOMCE)" elaborado por el Sindicato AMES

Índice
1.) Estructura de la enseñanza Primaria
2.) Estructura de la ESO

3.) Estructura del Bachillerato

4.) Estructura de la FP

5.) Calendario de implantación

6.) Valoración del proyecto por parte del Sindicato AMES

1.) Estructura de la enseñanza Primaria

Se mantiene el modelo actual de 6 cursos de Primaria, 4 de ESO, 2 de Bachillerato, 2 de FP de grado medio y 2 de FP de grado superior

Al acabar el sexto de Primaria el alumno deberá presentarse y superar una prueba externa de acceso a la ESO. Si no la supera y nunca había repetido antes, deberá repetir el 6º de Primaria y volverse a presentar. Si no la supera y ya había repetido algún curso, el alumno accederá a la ESO con un informe en el que se establece la ayuda escolar que necesita. La prueba evaluará la comprensión lectora, la escritura y conocimientos básicos de matemáticas y de una lengua extranjera. Con esta prueba se asegurará que el alumno está preparado para aprovechar el primer curso de la ESO.

Desaparecerá la materia "Educación para la Ciudadanía".

2.) Estructura de la ESO

A partir de 2º de ESO los alumnos que ya hayan repetido dos veces y que por lo tanto ya tengan 15 años, que son los que se encuentran en riesgo de fracaso escolar, ya podrán iniciar un programa de cualificación profesional (PCPI).

En el 3º de ESO ya se iniciarán unos ciertos itinerarios mediante la elección de determinadas materias y se orientará a cada alumno sobre que modalidad de 4º de ESO cursar al año siguiente.

Existirán dos modalidades de 4º de ESO, la que prepara para superar la prueba externa de acceso a la FP y la que prepara para superar la prueba externa de acceso al Bachillerato. El título de la ESO se obtendrá si se tienen como máximo dos materias suspendidas (actualmente son tres). Los alumnos que tengan el título de la ESO y quieran acceder a la FP deberán superar la prueba externa de acceso a la FP. Los que quieran acceder al Bachillerato deberán superar la prueba externa de acceso al Bachillerato. Los alumnos que no la superen deberán presentarse de nuevo a dicha prueba. Con estas pruebas se estimulará al alumnado al esfuerzo académico, se asegurará que todos los alumnos que acceden a la FP y al Bachillerato están suficientemente preparados para hacerlo y se posibilitará que los centros puedan mantener los niveles de exigencia sin miedo a una pérdida de alumnado. Gracias a la exigencia de tener que superar una prueba externa, el 4º de ESO se convertirá, en la práctica, en un primer curso de Bachillerato y en un primer curso de FP.

Se aumentará un 25% las horas lectivas de Matemáticas, Lengua, Ciencias e Inglés y se reducirá el número de asignaturas por curso.

La materia "Educación para la Ciudadanía" no presentará contenidos opinables, se denominará "Educación Cívica y Constitucional" y sólo se impartirá en uno de los cursos de la ESO.

Las evaluaciones externas al final de cada etapa serán diseñadas por el Gobierno en la parte de enseñanzas mínimas y por las Comunidades Autónomas en la parte restante.

3.) Estructura del Bachillerato

Al final del Bachillerato habrá una prueba externa cuya superación será necesaria para obtener el título de Bachillerato. Dicho título permitirá la entrada en la Universidad sin necesidad de ninguna otra prueba, es decir desaparecerán las actuales PAU (esto comportará un reforma de la LOU). Este mecanismo es el más seguido en los demás países de la Unión Europea y permite que un Bachiller de un país se pueda matricular en una Universidad de otro país sin necesidad de más pruebas. Las Facultades que lo consideren necesario, por ejemplo las que tienen más solicitudes que plazas, podrán establecer mecanismos posteriores para seleccionar a sus futuros alumnos. Por ejemplo, tener más en cuenta las calificaciones en unas materias que en otras.

La nota del Bachillerato se obtendrá a partir de un 60% de las calificaciones del Bachillerato y de un 40% de la nota de la prueba externa y se exigirá que en esta se obtenga como mínimo un 5 (actualmente es un 4).

La asignatura de Filosofía de 1º de Bachillerato no contendrá contenidos de ciudadanía y recuperará su antiguo nombre de "Filosofía de 1º de Bachillerato". Por otro lado se reducirá el número total de asignaturas por curso.

4.) Estructura de la FP

En la FP se combinará la formación con prácticas remuneradas en empresas.

Se intentará que paulatinamente se igualen los porcentajes de alumnos que cursan FP (actualmente un 32%) con los que cursan Bachillerato (actualmente un 68%).

Se facilitará el acceso de los alumnos que cursan la FP de grado medio a la FP de grado superior.

5.) Calendario de implantación

Este anteproyecto se debatirá con los diferentes colectivos del sector durante este otoño y será presentado en el Congreso de los Diputados antes de las Navidades de este año. Al final del curso 2012/2013 ya se realizará por primera vez la prueba externa del final de la Primaria que da acceso a la ESO. Los demás cambios se irían incorporando de forma progresiva a lo largo de los próximos tres años.

6.) Valoración del proyecto por parte del Sindicato AMES

Los dos grandes problemas de nuestro sistema educativo son que propicia la falta de esfuerzo del alumnado y que no ofrece una pluralidad de vías educativas hasta después de los 16 años.

La falta de esfuerzo se origina en el momento que el alumnado constata que no es necesario hacerlo para promocionar de curso. Los centros no pueden evitarlo ya que si lo hicieran perderían los alumnos que se irían a otros centros más permisivos. En la falta de esfuerzo también influye que la ley actual establece que los alumnos repetidores, aunque lo suspendan todo, deben promocionar de curso al año siguiente. Por todo ello es un gran acierto de la reforma planteada por el ministro Wert el establecimiento de una prueba externa al final de cada etapa, cuya superación sea necesaria para acceder a la etapa siguiente. Estas pruebas serán el gran estímulo que nuestro alumnado necesita para esforzarse más. Gracias a ellas estamos seguros de que en pocos años mejorará mucho la capacidad de esfuerzo y el nivel de conocimientos de nuestros alumnos y que sus resultados en las pruebas internacionales (PISA) también serán mucho mejores.

El otro gran acierto de la reforma planteada por el ministro Wert es el establecimiento de una cierta diversidad de vías ya a partir de 3º de ESO, mediante algunas materias diferentes, y del todo en 4º de ESO, mediante el establecimiento en dicho curso de dos modalidades: la dirigida hacia la FP y la dirigida hacia el Bachillerato, seguidas de dos pruebas externas diferentes de acceso a dichas etapas. De esta forma el 4º de ESO se convierte, en la práctica, en un primer curso de FP y en un primer curso de Bachillerato.

Todos estos planteamientos pueden facilitar un gran acuerdo social y político por la educación, que por fin de estabilidad al sistema. Parece que se ha iniciado el camino correcto para mejorar nuestro sistema educativo.

Sindicato AMES
www.ames-fps.com

ames@ames-fps.com

PD. Si deseas enviarnos tu opinión puedes hacerlo enviando un correo electrónico a: ames@ames-fps.com