( 19/12/2002, 11:30)
La-Vanguardia.-JOSEP-PLAYÀ-MASET

La Generalitat tiene una propuesta que acorta dos semanas las vacaciones veraniegas y traslada estos días a noviembre y febrero

Nadie parece conforme con el calendario escolar vigente, pero nadie se atrevía a tocarlo. Ahora, la consellera de Ensenyament, Carme Laura Gil, ha lanzado una propuesta, avalada por un informe del Consell Escolar de Catalunya, que entre otras novedades sugiere un trueque en los días de vacaciones: se recortan dos semanas del verano y se trasladan a mitad de curso, en dos periodos concretos alrededor de la festividad de Todos los Santos y de carnaval.

La intención de la consellera es trasladar esa propuesta a la futura ley de la Educación de Catalunya, de la que a finales de enero piensa tener ya a un documento de bases para someterlo a la consideración de los representantes de la comunidad educativa. "Sí hay consenso, el Govern presentará un anteproyecto al Parlament y podría aprobarse antes del verano", dice la consellera. Si no hubiese consenso sobre la ley pero sí sobre el calendario escolar, podría aprobarse a través de un decreto y entrar en vigencia el próximo curso, aunque no parece fácil a la vista de las primeras reacciones.

La consellera detalló ayer por primera vez los cambios estudiados. El objetivo es "racionalizar" el calendario de modo que el ritmo escolar se adapte al ritmo biológico, con periodos de unos 35 días lectivos a los que deberían seguir siempre unos días de vacaciones. La propuesta mantiene el número actual de días lectivos anuales, similar al de otros países, pero distribuidos de forma distinta. Por un lado, se alarga el curso hasta final de junio, es decir, una semana más, ya que ahora se acaba el día de Sant Joan. Y por otro, se empieza una semana antes del 15 de septiembre, fecha actual de la "vuelta al cole". Según la consellera, "lo que es intocable es que el mes de julio es para reciclaje del profesorado, agosto para vacaciones y la primera semana de septiembre se necesita para preparar el curso".

Estas dos semanas se traducen en función de los años en un máximo de nueve días lectivos suplementarios, pues dependen de las coincidencias con los fines de semana y hay que descontar la fiesta del Onze de Setembre. Estos días de vacaciones se trasladarían a finales de octubre para concluir con la festividad de Todos los Santos (1 de noviembre) y a finales de febrero, coincidiendo con la fiesta de carnaval.

La diferencia con la semana blanca, que hace años se intentó implantar ya en Catalunya, es que ahora los centros estarán abiertos durante estos días y las familias podrán enviar si quieren sus hijos al centro. Según Carme Laura Gil, "durante estos días se desarrollarán actividades formativas no curriculares y está por decidir quién las realizará". En todo caso, avanzó que estarán bajo la tutela de los profesores, pero no descartó la presencia de monitores.

La futura ley también pretende acabar con la discriminación que supone que ahora la escuela privada concertada tenga la llamada "sexta hora" diaria, generalmente de cuatro a cinco de la tarde, dedicada a actividades complementarias. Ensenyament considera que cinco horas lectivas son suficientes, por lo que la fórmula pasa por una actividad extraescolar. La futura ley abordará por primera vez este tipo de actividades en un intento por reconocer lo que ya es una realidad en todas las escuelas y potenciar el trabajo que hacen los monitores de "esplai". Lógicamente su regulación obligará a establecer ratios de monitores por alumnos, a definir las titulaciones de estos especialistas y a concretar el tipo de actividades programadas. La consellera coincide también con el informe del Consell Escolar en que no deben repetirse las materias que ya se imparten en el horario escolar y en que los alumnos no deben pasar 9 o 10 horas en la escuela para no cansarse. Otro aspecto que se pretende regular es la apertura de los centros en el mes de julio, en este caso para actividades de ocio y naturalmente voluntarias.

De las declaraciones de la consellera se desprende que hay dos puntos de discrepancia en relación con el documento del Consell Escolar. En primer lugar, la Generalitat rechaza la autonomía comarcal en materia de horarios y considera que éstos deben ser homogéneos para toda Cataluña. En segundo lugar, rechaza la posibilidad de que los alumnos de primero y segundo de ESO dejen de tener libres las tardes del miércoles y viernes, como se insinúa en el documento del Consell.

Calendari escolar 2002/2003 a la zona A de l'estat francès (sud)
(Caen - Clermont-Ferrand - Grenoble - Lyon - Montpellier - Nancy-Metz - Nantes - Rennes - Toulouse)
comparat amb el Calendari escolar 2002/2003 a Catalunya
 

Rentrée scolaire
des enseignants

Rentrée scolaire des élèves

Toussaint

Noël

Hiver

Printemps

Début des vacances d'été

 

Lundi 
[02-09-02] 

Mardi
[03-09-02]

Du mercredi
[23-10-02] 
au lundi
[04-11-02]

Du samedi
[21-12-02]
au lundi
[06-01-03]

Du samedi
[22-02-03]
au lundi
[10-03-03] 

Du samedi
[19-04-03] 
au lundi
[05-05-03]

Samedi
[28-06-03]

Inici activitats del professorat

Inici classes

Tots Sants

Nadal

Hivern

Setmana Santa

Començament de les vacances d'estiu

Dilluns [02-09-02]

Dilluns
[16-09-02]

Divendres
[01-11-02]

Del dissabte
[21-12-02]
al dimecres
[08-01-03]*

-

Del dissabte 
[12-04-03]
al dimarts
[22-04-03]*

Dissabte
[28-06-03]

* S'indica el primer dia de classe en lloc de l'últim dia de vacances.

La conclusió és que a Catalunya es pot arribar a treballar 41 dies més que a França.