11.500 alumnos no alcanzan los MÍNIMOS

Matemáticas e inglés obtienen en Catalunya los peores resultados en la prueba de 4º de ESO

MATEMATlCAS. Unos 24.500 alumnos no superan el nivel mínimo en el área de geometría
LENGUA INGLESA. Buen nivel de comprensión oral y mal resultado en expresión escrita

JOSEP PLAYA MASET Barcelona
LA VANGUARDIA 31 marzo 2012

Alrededor del 20% de los alumnos que están a punto de acabar el ciclo de educación secundaria obligatoria (ESO) no alcanzan las competencias básicas en al menos dos materias consideradas esenciales: Así se desprende de la evaluación externa realizada el pasado mes de febrero a los alumnos matriculados de cuarto curso de ESO. De los 64.515 alumnos de este curso en Catalunya, realizaron la prueba 59.423 (92,1%), mientras que el resto no realizó la prueba o esta fue corregida por personal del propio centro, con lo que quedó invalidada. Es de este total de alumnos de donde sale ese porcentaje de alumnos que no superan las competencias básicas y que suponen unos 11.500 estudiantes.

La consellera de Ensenyament, Irene Rigau, detalló ayer en rueda de prensa en Barcelona los resultados de estas pruebas. El mayor fracaso escolar se da en matemáticas, donde el 24% de los alumnos obtiene un nivel "muy bajo", que se considera que está por debajo de las competencias mínimas. Además, otro 22,8% se queda con un nivel de suficiente, lo que no puede interpretarse como un aprobado, ya que en este tipo de pruebas no se valora el conjunto del plan de estudios de la materia. Joan Mateo, presidente del Consell Superior d'Avaluació, calificó de "nivel algo preocupante" los resultados en matemáticas. Los peores datos proceden del área de espacio, forma y medida, lo que se entiende por geometría, donde el 41,2% no llega a las competencias básicas (eso significa unos 24.500 estudiantes) y en conjunto la media se queda en el 51,5. En numeración y cálculo, hay también un 28,7% de fracaso.

Más preocupantes aún son los resultados de esa materia en los centros situados en zonas de nivel socioeconómico bajo, ya que allí un 45,4% no llega a superar estos mínimos. Las diferencias son abultadas también entre los ,centros públicos (30,5% de no superados) y privados (14,6%). Y se confirma un dato ya apuntado en otras evaluaciones: las chicas, que en general obtienen mejores resultados que los chicos en las otras materias, en matemáticas están siete puntos por debajo. La diferencia de sexo sigue existiendo en el ámbito científico, y eso se traduce más tarde en la presencia masiva de chicos en las carreras de ingeniería y otras de ámbito tecnológico.

Los datos de los 59.423 alumnos de 4º de ESO. Los resultados se valoran de 0 a 100 y se agrupan en cuatro niveles: alto, medio-alto, medio-bajo y bajo (no alcanza las competencias mínimas). En el informe PISA hay nueve niveles.

Resultados poco halagüeños también en lengua inglesa. Un 23,7% no alcanza las competencias mínimas, lo que significa que no por mucho que se empiece antes se supera ese déficit en la lengua extranjera. Los resultados en centros de entorno socioeconómico bajo son mucho peores: un 46,3% no supera los mínimos. Eso confirma unas diferencias cada vez más dramáticas en función del entorno, a lo cual sin duda ha contribuido la llegada de alumnos inmigrantes con dificultades de integración, aunque los datos ahora recogidos no consideran esta variante. Aun así, se aprecia una mejora en la "comprensión oral" del inglés (sólo el 4% de fracaso) y de "comprensión lectora" (17,1%), que demuestra al menos cierta familiaridad de los adolescentes con el inglés hablado y escrito. Para la consellera Irene Rigau ese dato confirma la oportunidad de haber introducido hace ya algunos años una prueba de comprensión oral en la selectividad: "Sólo Catalunya y Galicia tienen esta prueba", dijo, y recordó que el ministerio había planteado introducir una prueba de expresión oral en las P AU y la ha suspendido.

Otra cosa es la expresión escrita en inglés. Aquí el 41,9% de los alumnos no supera las competencias y en el conjunto de todos. los alumnos la media es de 51,9 (sobre 100).

Para los alumnos que tienen el francés como primera lengua, los resultados son mucho mejores. Pero se trata de una muestra pequeña, con alumnos muy motivados y una lengua más cercana a la propia. Sólo un 7,1% de alumnos no alcanzan las competencias básicas. Aun así, ese porcentaje crece al 31,6% si sólo se tiene en cuenta la expresión escrita. También se evaluó un centro de la Vall d'Aran que enseña en aranés, pero al ser el único no se dan a conocer los resultados, ya que se conocería su situación en relación con la media catalana.

Los resultados en lengua catalana y castellana son muy similares, tal como ya se ha reflejado en otros estudios, lo cual vuelve a desmentir las afirmaciones de que el castellano está más abandonado en la enseñanza. Un 15,9% de los alumnos obtiene un nivel muy bajo y un 18,2% un nivel medio-bajo en catalán y un 14,1% un nivel muy bajo y un 17,1% medio-bajo en castellano. Sorprende que en catalán el gran problema sea la expresión escrita, que "suspende" el 22,2%, mientras que en castellano sólo el 11,9%. Pero en comprensión lectora los resulta dos son mejores en catalán que a en castellano.

Un detalle revelador de la situación lingüística en Catalunya es que en centros de entorno socioeconómico bajo los resultados en lengua catalana son bastante peores, lo que probablemente indica que son zonas donde no se habla esa lengua. Pese a la inmersión desde primaria y a que el catalán ha sido lengua vehicular de la enseñanza para estos alumnos, el peso de la familia y el barrio dificultan ese aprendizaje. En estas zonas geográficas el nivel de fracaso alcanza a más de la tercera parte (34,3% del total). En castellano, el fracaso alcanza a un 29,1 % en esas áreas, mientras que en entornos socioeconómicos altos sólo un 5,7% no alcanza esas competencias:

La diferencia de resultados entre centros públicos y privados es similar tanto en catalán como en castellano: once puntos a favor de los segundos. En los centros privados sólo el 7,3% de los alumnos no llega a ese nivel mínimo. Las chicas aprueban más en ambas lenguas, si bien en catalán las diferencias son menores.

Aunque estas pruebas no tienen un efecto académico, sus resultados se integran en los procesos ordinarios de evaluación y pueden ser tenidos en cuenta por los profesores 'de cada una de las materias.